Baja captación de agua en el estado

presas-en-durangoLos índices de precipitación en todo el territorio estatal disminuyeron, teniéndose en los últimos días registros inferiores a los 10 milímetros, según informó la Comisión Nacional del Agua (Conagua).

Mientras que del 24 al 30 de agosto se tuvieron valores diarios que iban desde los 5 hasta los 30 milímetros, con un promedio de 15 mm en prácticamente todo el estado, a partir del último día del pasado mes al día 4 del mes de septiembre los índices de lluvia se desplomaron, teniendo valores inferiores a 2 milímetros y registros de lluvia inapreciables.

Según datos proporcionados por el Observatorio Local del Servicio Meteorológico Nacional en Durango, el 27 de agosto se registró en todo el estado una condición alta de lluvias que dejaron valores superiores a los 15 milímetros en gran parte de la entidad, con un punto máximo de 53 milímetros en la Presa Peña del Águila, y el día 28 agosto con 33.4 mm en la presa Lázaro Cárdenas, también conocida como “El Palmito”.

Para el día 2 de septiembre los valores mostraban 0.0 mm en los diversos puntos donde el Meteorológico tiene medidores pluviales, y el pasado 3 de septiembre el Observatorio Local tuvo un registro de “inapreciable” en el Valle del Guadiana.

A pesar de esto, las cuencas hidrológicas del estado mantienen un llenado de 34.8% de su capacidad de almacenaje total en los 10 embalses de mayor tamaño a cargo de la Conagua, con un volumen del vital líquido equivalente a 1 millón 337 mil 887 milímetros cúbicos.

Estas condiciones se han sumado a largos periodos de calor con temperaturas que rebasan los 33 grados centígrados en la mayoría del territorio estatal, acompañados de fuertes tolvaneras en la Comarca Lagunera y la capital del estado. Todo esto, como consecuencia de los sistemas de baja presión,  imperantes en el estado y provenientes del estado de Baja California Sur.

Para las próximas horas el pronóstico es que las condiciones actuales continuarán con un ligero aumento en las probabilidades de lluvia, sobre todo en la zona serrana y los valles de Poanas y Canatlán, derivado de los ciclos de aire húmedo provenientes del Pacífico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *