13 nuevos casos de parálisis cerebral durante 2018: IMSS Durango

La parálisis cerebral es un trastorno en el desarrollo motor, de carácter crónico y no progresivo, secundario a una lesión cerebral, producida generalmente durante el crecimiento intrauterino, pero que también puede ocurrir en el momento del parto por falta de oxígeno durante el periodo de expulsión, o durante los dos primeros años de vida del bebé, mientras su cerebro aún se está desarrollando, explicó el Doctor Hector Samuel Ramos Contreras, Coordinador Auxiliar de Atención de primer nivel del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) Delegación Durango.

Las lesiones propias de la parálisis cerebral se traducen en una dificultad para controlar las funciones del sistema motor, y el afectado puede presentar espasmos o rigidez muscular, movimientos involuntarios, falta de coordinación, o trastornos en la postura o la movilidad del cuerpo, agregó el galeno del Seguro Social, quien detalló que dependiendo de la extensión y localización de la lesión, pueden existir otros problemas como retraso mental, dificultades para hablar o en el aprendizaje,  deficiencias visuales o auditivas.

Se estima que en lo que va del año, se tienen 13 casos nuevos de esta patología en la Delegación Durango, de los cuales 4 son niños de entre 0 y 9 años de edad, cuatro más son adolescentes cuyas edades abarcan de 10 a 19 años y cinco pacientes adultos de entre 22 y 43 años de edad.

En algunos casos no es posible determinar la causa de la parálisis cerebral y sus síntomas varían significativamente de un paciente a otro, por lo que los médicos del Seguro Social consideran no existen dos casos iguales, pero en la mayoría de estos, suelen observarse antes de los dos años de edad, los niños afectados muestran retrasos en su capacidad para sentarse, girar, alcanzar un objeto, gatear y ponerse de pie.

Por lo general no es posible prevenir los trastornos de la parálisis cerebral, es por eso que el Instituto Mexicano del Seguro Social, invita a las mujeres embarazadas a llevar los controles prenatales adecuados que ofrece, ya que esto puede prevenir en cierta medida los factores de riesgo asociados, como la prematuridad.

La esperanza de vida de un niño con parálisis cerebral depende en de la intensidad y gravedad de la lesión cerebral que presenta, de los trastornos asociados y la respuesta de su familia ante la situación, finalizó Ramos Contreras.