martes, julio 16, 2024

Ruto gana las elecciones de Kenia tras una caótica publicación de resultados

Publicado:

Pedro Alonso

Nairobi, 15 ago (EFE).- El vicepresidente de Kenia, William Ruto, fue este lunes declarado presidente electo del país tras ganar los comicios generales del pasado 9 de agosto, en un día marcado por el caos que sacudió la publicación de los resultados de las elecciones.

Ruto (55 años) recibió 7,17 millones de votos (50,49 %), según los datos divulgados por el presidente de la Comisión Electoral Independiente (IEBC), Wafula Chebukati, en el complejo de Bomas, sede del centro nacional de recuento electoral, a unos diez kilómetros del centro de Nairobi.

Su principal adversario, el ex primer ministro y líder de la oposición, Raila Odinga (77 años), obtuvo el 48,85 % de los sufragios en las séptimas elecciones generales desde la introducción de la democracia multipartita en 1991.

En tercer y cuarto lugar de la votación presidencial se situaron los abogados George Wajackoyah (0,44 %) y David Mwaure (0,23 %).

“De conformidad con la Constitución y la ley, el presidente de la IEBC declara por la presente que Ruto William Samoei ha sido debidamente elegido presidente de la República de Kenia”, afirmó Chebukati, ya que Ruto superó el umbral del 50 % más uno de los votos, requisito legal para evitar una segunda vuelta presidencial.

UN RUTO EXULTANTE PESE AL CAOS

El anuncio vino precedido de caos y polémica al cuestionar el resultado cuatro comisionados de la IEBC (formada por siete comisionados y el presidente), incluida su vicepresidenta, Juliana Cherera, con el argumento de que el conteo se hizo con opacidad.

“Por la naturaleza opaca de cómo se ha desarrollado esta última fase, no podemos hacernos cargo de los resultados”, declaró Cherera en una rueda de prensa en un hotel de Nairobi, minutos antes del anuncio de Chebukati.

“Sin embargo, existe la opción de que la gente pueda acudir a la justicia y, por eso, instamos a los kenianos a ser pacíficos porque el imperio de la ley prevalecerá”, añadió Cherera.

Pese a esa sombra de duda, un exultante Ruto, que aspiraba por primera vez a la Presidencia con la coalición Kenya Kwanza (Kenia Primero, en suajili), expresó en Bomas su “gratitud a millones de kenianos que se negaron a ser encajonados” con criterios étnicos.

“Quiero prometer al pueblo de Kenia que tendré un Gobierno democrático y trabajaré con la oposición en la medida en que supervisen al Gobierno”, aseguró el presidente electo, tras recoger el certificado que le acredita como vencedor de los comicios.

También reconoció a su “digno competidor Raila Odinga por una campaña digna”, subrayó “que no hay lugar para la venganza” y que “debemos trabajar juntos por una Kenia próspera”.

Por su parte, Odinga, que optaba por quinta vez a gobernar el país con la coalición Azimio La Umoja (Aspiración a la Unidad), no apareció por el centro de conteo y guardó un atronador silencio tras conocer la proclamación de la IEBC.

“No se acaba hasta que se acaba…”, se limitó a decir su compañera de fórmula, la exministra Martha Karua, en su cuenta de la red social Twitter.

Odinga ha alegado en las tres últimas elecciones (2007, 2013 y 2017) haber sido víctima de fraude.

Según la ley, si no se interpone ninguna impugnación ante el Tribunal Supremo transcurridos siete días de la declaración del resultado, Ruto debería jurar el cargo a finales de agosto.

El Tribunal Supremo tiene catorce días para resolver cualquier impugnación de la validez de la votación presidencial.

Salvo imprevisto judicial, pues, Ruto se convertirá en el quinto presidente de Kenia desde su independencia del Reino Unido en 1963 y sustituirá a Uhuru Kenyatta, quien cumple su segundo y último mandato de cinco años permitido por la Constitución.

Enemistado con Kenyatta desde 2018, cuando el mandatario saliente y Odinga acordaron resolver sus diferencias políticas con un simbólico apretó de manos, Ruto centró su campaña en las dificultades económicas de la mayoría de sus compatriotas por el encarecimiento de los alimentos y del combustible que golpea al mundo tras la pandemia de coronavirus y la guerra en Ucrania.

“BUSCAVIDAS” CONTRA “DINASTÍAS”

El mandatario electo acuñó la frase “Nación de buscavidas” como eje central de su campaña, un guiño a su origen humilde (pese a ser hoy uno de los políticos kenianos más acaudalados) para atraer el voto de los más desfavorecidos.

Ruto también presentó la contienda electoral como una batalla entre los “buscavidas” y las “dinastías” políticas que representan Kenyatta y Odinga, hijos del primer presidente y el primer vicepresidente del país, respectivamente.

Unos 22,1 millones de votantes registrados -de una población nacional de unos 55 millones- estaban llamados a las urnas el 9 de agosto, en una jornada que se desarrolló en calma y registró una participación ligeramente superior al 65 %.

Dividida en bloques electorales basados en grupos étnicos, Kenia sufrió violencia interétnica en anteriores elecciones, especialmente tras los comicios de 2007, cuando murieron más de 1.100 personas.

Los kenianos no sólo eligieron un nuevo presidente, sino también a 290 diputados y 47 asientos reservados para mujeres en la Asamblea Nacional (Cámara baja), por un lado; y a 47 parlamentarios del Senado (Cámara alta), por otro.

Asimismo, los ciudadanos escogieron a los gobernadores y las asambleas legislativas de los 47 condados del país.

Kenia, sexta potencia económica de África, destaca como aliado leal de Occidente y como un “oasis” de relativa paz en la convulsa región del Cuerno de África. EFE

- Publicidad -
spot_img


Artículos Relacionados

Artículos Recientes

error: Content is protected !!