miércoles, julio 24, 2024

El reto de las universidades públicas es fortalecer su autonomía: Imanol Ordorika Sacristán

Publicado:

La Universidad Juárez del Estado de Durango es una institución de educación superior fuerte, con instalaciones muy buenas, con un buen número de programas educativos y Facultades en Durango y Gómez Palacio, sin embargo, “… ha vivido problemas que ocurren en muchas universidades del país, producto de la injerencia de los gobiernos estatales en la vida interna de las universidades…”, fustigó el Dr. Imanol Ordorika Sacristán.

Eso, consideró, siempre está representando dificultades a las universidades para desarrollar la vida académica de una manera adecuada, “… me parece que ese es un reto para enfrentar, la necesidad de fortalecer la autonomía universitaria, pero de ejercerla también con una visión diferente de autonomía, una visión de autonomía que simboliza un compromiso con la sociedad hacia afuera, no una idea de encerrarse en sí misma. Para la universidad es uno de los retos principales a los que se deberá enfrentar en el futuro…”.

Ordorika Sacristán, quien es doctor en Ciencias Sociales de la Educación por la Universidad de Oxford, acudió por invitación del rector Rubén Solís Ríos al Auditorio Universitario del Edificio Central a dictar una conferencia con un tema de  actualidad, ya que abordó la “Situación actual y retos de las universidades en México”, la que compartió con directivos de la Administración Central, de Escuelas, Facultades e Institutos, secretarios generales de los sindicatos universitarios y alumnos de diversas unidades académicas e invitados especiales.

Visualizó de manera general que hay aspectos que las universidades pueden resolver por sí solas, como atender el proceso de transformación interno, encontrando con mucha creatividad los espacios y los mecanismos necesarios para abrir discusiones participativas que permitan encontrar soluciones a muchos de los problemas que viven las universidades hoy en día, así como lograr fortalecer tanto al cohesionar internamente a quienes integran las universidades, como la relación con amplios sectores con la sociedad, que es lo que puede garantizar una mejor defensa frente a los gobiernos estatales y federales para conseguir los recursos necesarios para que sigan funcionando las universidades.

Pero también,  Imanol Ordorika planteó lo siguiente: “Lo que tenemos que superar es una larga etapa en la cual las comunidades universitarias han estado alejadas de las tomas de decisiones y del nombramiento de autoridades, esto no es necesariamente el caso de la Universidad Juárez del Estado de Durango, por ejemplo, pero sí es un reto poder construir con una dinámica de participación mucho más intensa que la que hemos tenido hasta ahora, que ha hecho que los cuerpos colegidos queden un poco al margen y que las decisiones siempre sean de manera unipersonal, lo cual ubica a las administraciones y rectorías en situaciones muy comprometidas frente a algunos factores como los sindicatos o las federaciones de estudiantes y frente a los actores externos como la gubernatura del estado, o las instancias federales…”.

Además, dijo, hay grandes presiones desde afuera con algunas críticas justas y otras basadas en un conocimiento muy pobre de lo que son las universidades para que se hagan transformaciones, hay mucha presión externa para que esto acurra y el tema es cómo las universidades puedan hoy asumir un papel transformador desde adentro, atendiendo su propio diagnóstico y a las críticas que desde dentro de la universidad se han hecho a nuestras instituciones de educación superior para abrir procesos de transformación que permitan además un fortalecimiento de las instituciones de su vida institucional, de su relación con la sociedad y con ello proteger la autonomía y la existencia de las universidades.

Destacó que desde hace un tiempo muy largo las universidades públicas en México, desde la presidencia de Ernesto Zedillo hasta la fecha, atraviesan por un período muy complicado, crítico, en donde ha sido una constante limitación de los fondos y recursos financieros, donde ha habido una desatención total o una serie de presiones para orientar las instituciones en un sentido bastante limitado hacia actividades relacionadas con el mercado, pero desatendiendo otras funciones fundamentales para la Universidad.

En esa situación llegamos al sexenio actual del licenciado López Obrador, egresado de la Universidad Nacional Autónoma de México, una institución pública en donde uno hubiera esperado una decisión muy fuerte del Gobierno federal para apoyar a la educación pública superior del país; no sólo no se dio esto, sino que ha habido una postura, de alguna manera agresiva y contraria a las universidades públicas, aunque el financiamiento se ha mantenido, incluso tratando de compensar por la inflación, se exige a las universidades que admitan más y más estudiantes, que abandonen los procesos de selección sin aportar los recursos necesarios para que estas instituciones puedan seguir desarrollando sus actividades de manera adecuada.

 

 

 

- Publicidad -
spot_img


Artículos Relacionados

Artículos Recientes

error: Content is protected !!