sábado, marzo 2, 2024

Inflación en México desacelera a 7,12% en la primera quincena de marzo

Publicado:

Ciudad de México, 23 mar (Sputnik).- La inflación en la economía mexicana desaceleró en la primera quincena de marzo a 7,12 por ciento y suma cuatro quincenas a la baja, según un informe publicado este jueves por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

“En la primera quincena de marzo de 2023, el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) incrementó 0,15 por ciento respecto a la quincena anterior. Con este resultado, la inflación general anual se colocó en 7,12 por ciento”, indica el informe oficial.

En la misma quincena de 2022, la inflación fue de 0,48 por ciento y la anual acumulaba entonces 7,29 por ciento, según los registros de la institución autónoma estatal.

La inflación general se mantiene arriba del rango objetivo de las autoridades monetarias, que es una franja de dos a cuatro por ciento a tasa anual, que ha comenzado a desacelerar después de alcanzar máximos históricos a finales del año pasado.

El índice de precios subyacente -que descarta los productos que muestran volatilidad en sus precios según las temporadas del año- registró un aumento de 0,30 por ciento a tasa quincenal y 8,15 por ciento anual.

Al interior del índice subyacente -que muestra la inflación estructural observada por el banco central para sus decisiones de política monetaria-, “los precios de las mercancías subieron 0,26 por ciento y los de servicios, 0,35 por ciento, a tasa quincenal”, dice el informe.

Por otra parte, en el mismo periodo, el índice de precios no subyacente -que considera todos los productos de la canasta- “disminuyó 0,31 por ciento quincenal y creció 4,15 por ciento a tasa anual”, agrega el documento.

Dentro del índice no subyacente, a tasa quincenal, “los precios de los productos agropecuarios bajaron 0,47 por ciento y los de energéticos y tarifas autorizadas por el Gobierno, 0,18 por ciento”.

El banco central anunciará el 30 de marzo su decisión periódica de política monetaria.

El pasado 17 de marzo, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) publicó un informe en el cual indica que la economía mexicana se une a la tendencia global de una reducción de la inflación.

La previsión del organismo es que el indicador de precios bajaría del 7,9 por ciento del año pasado al 5,9 por ciento en 2023.

La proyección prevé que el índice de precios al consumidor continuaría bajando hasta 3,4 por ciento en 2024, cuando finalmente se coloque en el rango objetivo de las autoridades monetarias.

La OCDE atribuye esta desaceleración inflacionaria a “una política monetaria más estricta, a la disminución de los precios de la energía tras un invierno suave en Europa y al descenso de los precios mundiales de los alimentos”.

Para contener las presiones en los índices de precios, muchos bancos centrales como el mexicano aplican altas tasas de interés en sus políticas monetarias, que se mantendrán elevadas hasta 2024, según el pronóstico.

Los analistas estiman que esas restricciones pueden generar vulnerabilidades financieras sobre la deuda de los países.

La organización internacional presentó una nueva estimación de crecimiento de la segunda economía latinoamericana de 1,8 por ciento para este año 2023.

Este avance anual representará una ralentización del crecimiento con respecto al avance de tres por ciento alcanzado en 2022. (Sputnik)

- Publicidad -


Artículos Relacionados

Artículos Recientes

error: Content is protected !!