Jefe de Diputados pide dar aval a intervención de seguridad en Río de Janeiro

profissionalenegocios.com.br

Río de Janeiro, 19 feb (EFE).- El presidente de la Cámara de Diputados de Brasil, Rodrigo Maia, instó hoy al Congreso a dar el aval a la intervención en Río de Janeiro, que deja en manos del Ejército la seguridad en ese estado y que calificó como la mayor de las herramientas para combatir el crimen organizado.

La medida, firmada mediante decreto por el presidente Michel Temer pero que necesita el aval del Legislativo, establece una intervención en el área de seguridad en el estado de Río de Janeiro, que se ha visto sacudido por una creciente ola de violencia en los últimos meses.

Al presentar el proyecto en la plenaria de la Cámara, Maia, del partido Demócratas (DEM), aseguró que “no se trata de intervención militar”. “Si fuera una intervención militar, sería rechazada por esta casa (esta cámara legislativa), con toda razón y con todo mi apoyo y energía”, añadió.

El decreto de intervención, que se encuentra a consideración del Congreso, implica que las Fuerzas Armadas asuman la responsabilidad del comando de la Policía Civil y Militar en Río.

“Estamos llamados a superar diferencias ideológicas para mostrar unión contra un enemigo común a todos los hombres y mujeres de bien (…): el crimen organizado”, aseguró el parlamentario.

Maia recordó en el pleno de la Cámara, que esta es la primera vez que el Ejecutivo interviene en un estado desde la Constituyente de 1989 y fue enfático al asegurar que el Gobierno acata la Carta Magna y por eso se debe votar a favor del decreto.

“Desafortunadamente esta intervención se vuelve urgente y necesaria, porque el poder estatal agotó su capacidad para imponer autoridad”, sostuvo.

Maia abrió el orden del día con la presencia de 388 diputados, número que supera el quorum establecido de 257, para una votación que se espera que concluya este mismo lunes.

El pasado viernes, al presentar el decreto, Temer dijo que este entraba en vigor “inmediatamente”, pese a que debe ser ratificado por el Parlamento por imperativos legales. EFE