Inicio > Columnas > 7 días de grilla > Siete días de grilla

Siete días de grilla

Spread the love

La desgracia ocurrida ayer en el Colegio Cervantes de Torreón, mucho fue propiciada por los padres de familia que se negaron a la “operación mochila”, pues es “invadir la privacidad de los niños”, dijeron.

El problema es que la misma ternura, por decirlo de alguna manera, con que rechazan la revisión los padres en Torreón, la pretextan acá más de uno sugiriendo que en la revisión se está dando trato de asesino.

Absurdos del tamaño del mundo son los que han fomentado esa clase de episodios violentos que hasta hace días eran propios de los Estados Unidos o de otros países avanzados, dado que los mismos pretextos estúpidos se usan en la unión americana.

Y, hasta lo que percibimos nosotros, el revisar las mochilas no significa que se le considere al estudiante asesino ni nada parecido.  Por el contrario, en la revisión se pretende su seguridad y la de sus compañeros.

Ah, que la “operación mochila” empieza en la casa, pues sí, es lo que se supone, o es lo que supone la gente de buen vivir, pero la realida nos dice que no hay tales revisiones en casa, que los chicos salen cargando las armas como ayer, sin que nada ni nadie se oponga.

Y no nada más cargan armas, sino muchas veces drogas, alcohol, refrescos “amarrados”, etc., etc., y como “se invade su privacidad”, pues no se les puede decir nada, que sigan matando compañeros y maestros.

Afortunadamente son mayoritarias las intenciones de los padres para que se revise a sus hijos, tanto en Torreón como en Durango, por tanto debe implementarse a la voz de ya la “operación mochila”.

El propósito de la revisión es, como ya dijimos, la seguridad del revisado, pero también de sus compañeros de clase, alumnos y maestros. No hay otra intención.

Y si es posible la revisión en casa, que muchas veces no sucede pues para cuando el chico sale a la escuela sus padres ya están en el trabajo, están dormidos o no hay quién les aclare lo que esconden.

El que escribe propone que se cheque siempre a todos sus familiares estudiantes, hijos, sobrinos, nietos, primos, etc., etc., aunque se les confunda con asesinos, vale más que se impida otra desgracia y que luego estemos lamentándolo.

Todos tenemos que aportar algo a este creciente problema en el que están inmersos nuestros familiares, pues al menos nosotros, no queremos que vuelva a suceder algo como lo de ayer en Torreón, y menos que se vaya a ver inmiscuido alguien cercano a nosotros.

Las autoridades educativas tienen que implementar medidas al mismo nivel de la amenaza, han de proveerse de los arcos y equipos detectores de metal para evitar otra tragedia.

Independientemente de que lo quieran o no los padres, o algunos padres, las escuelas públicas y privadas tienen que asegurarse de que en su interior no vuelva a suceder algo desagradable.

Que los equipos y herramientas cuestan, pos sí, pero vale más la vida de la mayoría de alumnos y maestros de las escuelas y tiene que comprarse e instalarse los equipos detectores aunque haya que hacer un gran desembolso, no hay de otra.

Y si a ese pesar los delicados padres de familia insisten en que se está dando trato de asesino a sus hijos, por el solo hecho de revisarles la mochila, sencillo, que se los lleven a otra escuela y asunto resuelto.

La Secretaría de Gobernación hubo de pedir a los medios nacionales e internacionales se abstuvieran de difundir imágenes, nombres, direcciones y más sobre la tragedia de Torrreón, y por lo visto, nadie le escuchó.

Ayer mismo circularon por redes sociales fotografías desgarradoras y ofensivas del incidente violento.  Aparecieron hasta por debajo de las piedras.

Hoy, hasta los grandes diarios nacionales se van como el borras en el manejo de la información en la que detallan, lo que no debe detallarse.  Subrayan lo que no deben subrayar, y de eso se sabe hace muchos años, cómo es posible que siga usandose el estilo.

Sin exagerar, algunos relatan una historia casi de primera mano en la que narran desde el momento en que despertó el chico, cómo y de dónde tomó las pistolas, lo que hizo cuando estaba por llegar a la escuela, lo que hizo en la escuela y cómo lo hizo abundando en detalles.

Eso, justamente, es lo que prohiben los clásicos, el utilizar ese tipo de relatos, pues son escuela para otros que no hallan cómo arreglar sus traumas.

Por eso, nosotros afirmamos que somos los medios de comunicación los creadores de tanta desgracia, y en nuestro caso, lo admitimos porque esa es la realidad, pero cada vez los manejos éticos de la realidad parecen ser los que más venden al morbo y la saciedad de sangre para algunos inadaptados.

Sí, la primera ciclovía de la ciudad quedó bien padre, muy llamativa con su color azul brillante, está muy a la altura de las grandes ciudades, pero…faltó la opinión de los vecinos.

Rodrigo Mijares, el autor intelectual y material de la obra, asegura tener los documentos que avalan el apoyo de los vecinos para su instalación, aunque otros sostienen que nunca se les comunicó nada.

El caso es que el pintado de la ciclovía cayó a muchos de sorpresa, especialmente a los dueños de cocheras y puertas particulares, pues de pronto desapareció el espacio para estacionamiento o las formas de accesar a su propia casa.

Y anoche, aunque ayer mismo fue el escándalo del día, muchos particulares dejaron sus autos sobre la ciclovía, con lo que se impidió el paso a los ciclistas y le partieron la torre al excelente proyecto.

Faltó la socialización del propósito, sí, el problema es que el municipio no tiene relaciones con ninguno de los medios de comunicación de la capital, dónde lo anunciaba?

Plantear la construcción o habilitación de zonas para la circulación de bicicletas en la ciudad, sin duda constituye una propuesta que beneficiará a quienes utilizan este medio de transporte o para ejercitarse, así como también al medio ambiente, al promover la reducción del uso del automóvil.

Aunque se trata de un tema que debe analizarse cuidadosamente para definir las vialidades donde se tienen las condiciones para tener esta opción y garantizar condiciones de seguridad tanto para la circulación de vehículos como de bicicletas.

Todo lo cual al parecer no fue tomado en cuenta por las autoridades municipales, que de pronto decidieron iniciar adecuaciones en la calle Laureano Roncal para contar con una ciclopista sin consultar la opinión de quienes viven a lo largo de esta vialidad o de quienes tienen negocios, pues se afectarán las áreas de estacionamiento, lo cual ya generó inconformidades.

Pero sin duda lo más curioso es observar el trazo de esta zona para ciclistas, pues el área para bicicletas está pegada a la banqueta, mientras la que se destinará para el estacionamiento de vehículos se encuentra a mitad de la calle y deja para la circulación de automóviles un solo carril, cuando anteriormente había dos.

Todo parece indicar que la percepción que tiene la autoridad sobre este tipo de obras es algo muy diferente a lo que normalmente pensaría el cerebro y lo que manda la lógica y el sentido común. ¿Y la seguridad de los ciclistas, de los conductores de vehículos, de las unidades que se estacionarán a mitad de calle? Habrá que esperar para tener esas respuestas.

Si bien es necesario que se modernice Durango en cuanto a infraestructura se refiere, es excesivo el costo de la ciclovía, pues al parecer solo usaron dos barricas de pintura azul y una barrica de pintura blanca para los cajones de estacionamiento y todo esto representó un gasto de 3 millones de pesos, lo cual  deja mucho qué pensar. O tal vez uno solo es mal pensado y este gasto millonario se debe a que revivieron a Leonardo Da Vinci, Picasso y hasta a Diego Rivera para que la vinieran a pintar.

Otra polémica alrededor de este proyecto, aparte de la inversión claro está, es que los vecinos de Laureano Roncal reclaman que la obra no se socializó, no se les tomó en cuenta y se afectaron viviendas y comercios con estas flamantes “ocurrencias”, aclarando que la sociedad no está en contra de un área para el paso de cicilistas, no están contentos pero por la falta de transparencia. 

Sugiere Luis Enrique Benítez a los distintos partidos políticos unirse para procurar mejores cosas para Durango.  Si lo hubieran hecho hace un año, no estaríamos ahora con lamentos.

Es buena la convocatoria de Luis Enrique, pero tendrá que cabildearla mucho y con enjundia, con entusiasmo, porque nadie querrá hacerle el caldo gordo y menos sumar esfuerzos para que el PRI se lleve las medallas.

La unidad de los partidos para pedir mejores recursos a la federación era necesaria desde hace dos años.  No se hizo, está bien, que se haga en lo sucesivo, pero que sea en serio como para saber de qué pata cojean los demás.

Si los partidos se lo proponen pueden presionar a la federación para que destine mejores recursos que los alcanzados hasta ahora, y de paso veremos de qué madera están hechos, sobre todo Morena, que es el partido del presidente Andrés Manuel López Obrador, dado que hay la plena seguridad de que puede hacer mucho más por Durango, y no lo ha hecho hasta ahora o porque les vale Durango y porque al final su prioridad es apoyar al jefe de la nación, nada más.

Morena tendría la oportunidad de reconciliarse con los duranguenses, a los que ha dejado al garete en dos ocasiones a la hora de discutir los recursos para nuestro estado.  Y serviría el experimento para valorar debidamente a los demás partidos.

Todo mundo le hace al faquir con el asunto de la detención de Armando Navarro cuando viajaba en un vehículo robado, pero mientras más tratan de ocultarlo, más explicaciones pide el respetable.

El auto era conducido por otra persona, y en el supuesto es la otra persona la responsable del robo, pero…qué carajos tiene que andar haciendo el presidente de un partido en un auto “caliente”.

Es cierto que los autos “cachondos” son muy codiciados entre distinguidos miembros de los distintos partidos, pero…Armando en lo personal lo tiene prohibido por aquello del no robar, no mentir y no traicionar.

La cuestión es que el señor Navarro tuvo que explicar con lujo de detalles cómo es que iba sobre una camioneta robada.  Que no se la robó él, pues sí, pero eso es lo que no le cuadra a la gente, pues qué tenía que hacer a bordo de una unidad “calientita”, sobre todo si acababa de adquirir poderosas pic up del año.

El derribo del avión ucraniano por las fuerzas armadas iraníes, no fue un “mero y lamentable error humano”, fue una gran infamia por la que deben pagar los responsables, y no con una simple disculpa.

No cabe en ningún supuesto la tontería de aceptar que Irán derribó el avión ucraniano por un “mero y lamentable error humano…”.  No debe admitirse, bajo ninguna circunstancia debe aceptarse semejante estupidez.

Murieron casi doscientas personas que han dejado en sus familiares un dolor insuperable que bajo ninguna circunstancia habrán de aceptar o entender como lo explican las fuerzas iraníes.

Nada habrá de remediarse, ciertamente, pero tampoco debe aceptarse la supuesta confusión que arrancó la vida de horrible manera a casi 180 personas, entre iraníes, canadienses, ucranianos y de otras nacionalidades.

No cabe la estupida explicación y, con pena y todo, pero debe tener consecuencias la gran metida de pata que acabó con muchas vidas. No puede quedarse así en una bobería de las fuerzas armadas?

Y saben qué, aceptan que derribaron el avión en función de los videos e imágenes que tienen varios gobiernos, el de Canadá entre ellos, sobre el momento del impacto que derribó la aeronave. No le quedaba otra que aceptar “el error”.

Irán negó durante tres días cualquier posibilidad de haber derribado con un misil el avión ucraniano, ante las evidencias, ya aceptó, no le quedaba de otra, pero no se entiende por qué Ucrania opina que “no ve indicios de algún atentado terrorista”.

El gobierno ucraniano ha quedado en el más espantoso ridículo al tratar de defender a Irán, cuando ha sido el mismo presidente iraní el que admita el supuesto error que acabó con la vida de casi doscientas personas.

Iván Bacanov, jefe de los servicios de seguridad de Ucrania, habría dicho que se estaba trabajando en todos los supuestos, no siguiendo una línea específica sobre el lamentable “accidente”, pero subrayó que “no veo indicios de algún ataque armado”.

Y ahora, aunque no lo vea, tendrá que tragarse sus palabras y evitarse participar más en el lamentable derribe, pues la investigación ya no debe estar en sus manos.

Si todo mundo le da la vuelta a los retenes antialcohol, no queda otra que la policía se acerque hasta la puerta de los antros e impida que un borracho conduzca un automóvil.

Es cierto, las redes sociales se han convertido en el peor enemigo de los retenes.  Apenas se instala uno y de inmediato empieza a circular la información y, los que andan “alegres”, han de buscar “vías alternas” para no topárselos.

Entonces, si la intención es de sacar a los borrachos de las calles, o bajarlos de sus autos, pues que se agarre el toro por los cuernos.

Y que se haga hasta que los antros, cuyos dueños son responsables solidarios de las consecuencias que dejen las “alegrías” de sus clientes, hagan algo más efectivo para evitar que los borrachosos tomen también el volante.

Es cierto, hasta ahora no ha habido procedimiento alguno que consiga convencer a los conductores abstenerse de conducir y tomar o viceversa. Muchos intentos como el del  “conductor designado” se han estrellado en la realidad, por tanto la autoridad está obligada a ir a todas hasta alcanzar el objetivo, y si es colocándose a las puertas del antro, ni modo, que lo haga para asegurarse de que no andarán borrachos al volante, digo…¡

300 unidades fueron las que solicitaron en la Dirección Municipal de Seguridad Publica, esto para eficientar los recorridos y patrullaje en las colonias, sin embargo el robo a casa habitación sigue afectando a cientos de duranguenses, pues las denuncias por este delito destacan entre las estadísticas de la dependencia. 

Esto quiere decir que las autoridades brillan por su ausencia, que no están presentes en las colonias y que no garantizan la seguridad del patrimonio de los ciudadanos. Aun y les aumentaran el padrón vehicular a 500 unidades, las cifras seguirán subiendo por la falta de atención y porque brillarían por su ausencia.

%d bloggers like this: