A la baja nivel de presas en el estado

presasDespués de dos meses en donde las lluvias elevaron a proporciones históricas los niveles de almacenamiento de las presas en la presente semana el acumulamiento general de los principales embalses del estado disminuyó de un 104 a un 97 por ciento según informó la Comisión Nacional del Agua.

Las lluvias que de manera copiosa se han estado presentando desde el mes de julio y que alcanzaron a ser 200 por ciento más intensas que los registros históricos anuales durante agosto tocaron su culmen en septiembre, mes en el cual incluso la presa más grande del estado, la Lázaro Cárdenas, que nunca alcanza niveles superiores al 60 por ciento, llegó a estar al 109 por ciento.

De acuerdo al reporte que envía la delegación estatal de la Conagua actualmente se tienen almacenados poco más de 3 mil 827 metros cúbicos de agua de un total de 3 mil 912, es decir un 97.8 por ciento, en las 10 principales presas operadas por este organismo en el estado, mientras que a lo largo del mes de septiembre se llegó a tener hasta 3 mil 945, traducido en 104.1 por ciento.

Sin embargo los desfogues programados que se hicieron en esta presa, la cual llegó a derivar 200 metros cúbicos por segundo, han provocado que hoy en día la también conocida presa de El Palmito esté al 100 por ciento; igualmente la Francisco Zarco desfogó en dos ocasiones provocando dos avenidas del río Nazas, lo que no ocurría desde hace 70 años, y está ahora al 68 por ciento.

Otra presa que estuvo abriendo sus compuertas durante las lluvias fue la Guadalupe Victoria, la cual ahora registra un 90 por ciento de su capacidad, habiendo estado casi al 100 por ciento; la presa Peña del Águila, la cual derramó por demasía durante un mes al haber estado al 108 por ciento, ahora está al 100 por ciento, igual que las presas Santiago Bayacora, Caboraca y Francisco Villa.

Además de las mencionadas las presas Santa Elena y San Gabriel se encuentran al 100 y 101 por ciento respectivamente, además de la Villa Hidalgo que no rebasa el 58 por ciento; cabe destacar que la Conagua no ha levantado bandera en la posibilidad de nuevos registros lluviosos, aunque estos serán menores y durante noviembre y diciembre desaparecerán casi por completo.