Abogado señala intento de dilatar causa por masacre jesuitas en El Salvador

Global Media Federation

San Salvador, 4 oct (EFE).- El abogado Manuel Escalante, del Instituto de Derechos Humanos de la Universidad Centroamericana (Idhuca) de El Salvador, señaló hoy en declaraciones a Acan-Efe que los defensores de los militares involucrados en la masacre de 6 jesuitas en 1989 buscan dilatar el desarrollo del proceso.

El letrado explicó que los defensores apelaron la resolución de abril pasado del Juzgado Tercero de Paz, en la que declaró la “nulidad absoluta” del sobreseimiento de seis militares y el expresidente Alfredo Cristiani (1989-1994) por la matanza.

Sostuvo que en el mismo escrito pidieron la recusación de uno de los jueces del tribunal de apelaciones, por lo que el proceso ha llegado hasta la Sala de lo Penal de la Corte Suprema de Justicia, que tendrá que decidir sobre la separación del juzgador.

Sostuvo que tras la resolución de la recusación la Cámara Tercera de lo Penal deberá dar su fallo sobre la apelación de la reapertura del proceso.

“Todo apunta, salvo que haya una clara violación a la sentencia de inconstitucionalidad (que permitió reabrir el caso), a que el juicio debe de iniciarse, solo es una cuestión de dilatar el tiempo, pero la Cámara debe resolver conforme a lo que ha decidido el juez de paz”, acotó Escalante.

Señaló que muchos de los abogados defensores de esta causa están en el proceso por la masacre de unos 1.000 campesinos en El Mozote en 1981, en el que su estrategia “no ha sido discutir la situación, ha sido dilatar el proceso”.

“La misma actitud están tomando ahora”, acotó el letrado, quien se mostró preocupado por el “retraso” en la resolución de la Sala de lo Penal, por lo que realizarán las “reiteraciones y acciones legales pertinentes”.

Además de Cristiani, son acusados de ser los “autores intelectuales” de la matanza los militares en retiro Humberto Larios, Juan Rafael Bustillo, Francisco Elena Fuentes, Orlando Zepeda, Inocente Montano, procesado en España, y el difunto René Emilio Ponce.

El 16 de noviembre de 1989, un escuadrón del batallón elite Atlácatl del Ejército asesinó a los españoles Ignacio Ellacuría, Segundo Montes, Ignacio Martín-Baró, Amando López y Juan Ramón Moreno y al salvadoreño Joaquín López. También a Elba Ramos y su hija Celina, colaboradoras de los religiosos. EFE