Abogados se anotan para aspirar a magistrados del Supremo panameño

Llave en mano 3.0 :: Welcome

Panamá, 10 abr (EFE).- Treinta y seis abogados se han anotado para optar como magistrados de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), atendiendo la convocatoria pública hecha por el Ejecutivo para la elección de dos nuevos togados del Supremo panameño, informó hoy una fuente oficial.

En el listado de los primeros 36 aspirantes difundido hoy por el Gobierno panameño hay un total de ocho abogadas, algunas de ellas con experiencia en el Órgano Judicial y el Ministerio Público.

Esta convocatoria, que se hace en atención al vencimiento del periodo de los Magistrados de la Corte Suprema de Justicia, Oydén Ortega (Sala Primera Civil) y Jerónimo Mejía (Sala Segunda Penal), inició este lunes y estará abierta hasta el viernes 13 de abril próximo.

En este periodo los aspirantes deben enviar hojas de vida en formato digital a magistrados@presidencia.gob.pa.

Las hojas de vida serán objeto de una primera verificación del cumplimiento de los requisitos constitucionales, y los criterios que guiarán la selección son independencia e imparcialidad, conocimiento jurídico notable, trayectoria profesional destacada, compromiso con la protección de los derechos fundamentales, la democracia y la transparencia.

Luego se hará una lista corta de 10 aspirantes que cumplan los requisitos, que será elaborada por una comisión gubernamental.

Una vez se elabore esta lista corta de candidatos, será sometida a consultas con el Pacto de Estado por la Justicia, que hará observaciones sobre los respectivos aspirantes.

Concluida la consulta, el Ministerio de la Presidencia entregará la lista de seleccionados al Consejo de Gabinete (ministros), de la cual se escogerá a los magistrados.

El Pacto de Estado por la Justicia es el compromiso nacional asumido en 2005 por los titulares de los tres órganos del Estado, del Ministerio Público, de la Defensoría del Pueblo y la sociedad civil, a fin de reestructurar y modernizar el sistema judicial panameño para que sea independiente, transparente y eficiente.

El Pacto fue convocado por el presidente Martíín Torrijos (2004-2009), para entre otras cosas establecer una forma de escoger a los magistrados de la CSJ que permita una mayor transparencia en estos procesos de selección

La mayoría opositora en el pleno del Parlamento panameño rechazó el 30 de enero pasado la nominación de Ana Lucrecia Tovar y Zuleyka Moore como nuevas magistradas del Supremo que fue presentada por el presidente Juan Carlos Varela, tras haber sido aprobada en primera instancia por la Comisión legislativa de Credenciales dominada en ese momento por el oficialismo.

Sectores políticos, de la sociedad civil y abogados objetaron sus nominaciones por las supuestas simpatías políticas con el gobernante Partido Panameñista (PPa), en el caso de la primera, y a la segunda por su desempeño como fiscal especial Anticorrupción en el caso de los escándalos de los sobornos de Odebrecht.

Tras el rechazo de las magistradas, se produjo una pugna por el control de la Comisión de Credenciales, la cual se re-configuró y pasó a ser controlada por la oposición, llevando a la ruptura del pacto de gobernabilidad que mantuvieron por más de tres años el gobernante Partido Panameñista (PPa), con apenas 16 parlamentarios, y el opositor Partido Revolucionario Democrático (PRD), la primera fuerza legislativa con 26 diputados.

La CSJ rechazó un recurso presentado por el oficialismo que alegaba la “ilegalidad” de la nueva Comisión parlamentaria encargada de filtrar los nombramientos de altos funcionarios y de investigar al presidente del país, aunque todavía el Supremo debe resolver un Amparo de Garantías presentado por la bancada de Gobierno. EFE