Academia, iglesias y ombudsman de Guatemala piden “concordia” y apoyan Cicig

Guatemala, 27 ago (EFE).- Autoridades religiosas, académicas y la Procuraduría de los Derechos Humanos de Guatemala, integrantes del llamado Grupo de los Cuatro (G4), pidieron hoy “concordia” ante la eventual expulsión del jefe de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (Cicig), Iván Velásquez, a quien apoyan.

En una conferencia de prensa, el grupo, compuesto por la Iglesia católica, la Procuraduría de los Derechos Humanos, la Alianza Evangélica de Guatemala y la Universidad de San Carlos de Guatemala, hizo este pronunciamiento, después de que el Constitucional congelara la decisión del presidente Jimmy Morales, de declarar “non grato” a Velásquez y expulsarlo del país.

El titular de la Procuraduría de Derechos Humanos (PDH), Jordán Rodas, dijo que las cuatro instituciones mantuvieron su punto de vista de apoyo al comisionado y aseguró que el presidente tiene que acatar la decisión de la Corte de Constitucionalidad: “Ni el presidente es superior a la ley”.

Precisamente Rodas, que dijo que el comisionado está agradecido por las muestras de apoyo, aseguró que Morales tiene “mala asesoría”.

Nery Rodenas, representante de la Oficina de Derechos Humanos del Arzobispado de Guatemala (ODHAG), pidió “guardar la calma a la población” y que “se asuma con responsabilidad la manifestación”, así como el trabajo que debe hacer el Congreso y las instituciones.

El reverendo César Vásquez, de la iglesia evangélica, pidió fortalecer las instituciones de conformidad con los intereses nacionales, pues “una casa dividida no puede ser”, pero enfatizó que las personas “son pasajeras” y las instituciones son “las que prevalecen, más allá de si son buenas”.

“No deseamos que se deje de litigar en tribunales, pero que sí se deje de litigar en los medios de comunicación”, dijo el evangélico, que criticó que la información de los casos se publiquen en los medios de comunicación antes de que se decidan en los Tribunales.

Por su parte, el rector de la Universidad San Carlos, Carlos Alvarado, mostró su apoyo “contundente” al titular de la Cicig y la fiscal general, Thelma Aldana, y reiteró su “compromiso con el pueblo”.

Precisamente durante la conferencia de prensa, personal de la Procuraduría presentó un amparo a favor de Velásquez por el aislamiento internacional que puede suponer para Guatemala y el agravamiento en la calificación “como Estado frágil”.

La decisión de Morales de declarar “non grato” al titular de la Cicig ha provocado manifestaciones en las calles de Guatemala y hasta la renuncia de la ministra de Salud del país, Lucrecia Hernández Mack, y de varios de sus viceministros.

Además, por motivos que se desconocen, Morales destituyó hoy al canciller, Carlos Raúl Morales, y su vicecanciller, Carlos Martínez, dos miembros del Gobierno que habían recibido la orden presidencial de cumplir con los procesos para que Velásquez abandonase Guatemala.

En un mensaje a la nación, emitido por el canal del Gobierno, Morales ratificó este domingo su decisión de expulsar a Velásquez al asegurar que “se excedió” en sus facultades al presionar al Congreso y a los jueces a través de los medios de comunicación.EFE