Académica plantea estrategia para rescatar lenguas indígenas

lenguas2aMéxico, 5 Feb (Notimex).- La académica de la Universidad Iberoamericana (UIA), Luz María Rangel Alanís, propuso la creación de una red de investigación orientada a resolver retos para contribuir al rescate de lenguas indígenas en peligro de extinción.

La docente del Departamento de Diseño de la UIA explicó que de las 68 lenguas indígenas que se hablan en México, 64 están en peligro de extinción, debido a que la mayoría de ellas carece de una forma de escritura que permita su inserción en medios impresos y digitales.

Para ayudar a preservar las lenguas autóctonas que son patrimonio cultural y lingüístico de México, Alanís, quien coordina el programa de Técnico Superior Universitario en Producción Gráfica de la Ibero, propuso la creación de dicha red de investigación.

Planteó que aunque la Ley General de Derechos Lingüísticos de los Pueblos Indígenas reconoce a las lenguas indígenas como oficiales desde 2003, y su Artículo 4 les da el mismo valor que el español, se carece de textos en lengua autóctona para los 6.6 millones de mexicanos que las hablan.

Expuso que parte del problema se explica por la ausencia de caracteres (grafías) para escribir las 68 lenguas indígenas mexicanas -con sus 364 variantes- englobadas dentro de 11 familias lingüísticas.

Estas son álgica, yuto-nahua, cochimí-yumana, seri, oto-mangue, maya, tarasca, totonaco-tepehua, mixe-zoque, chontal de Oaxaca y huave, detalló en un comunicado de la UIA.

Destacó que esa falta de reconocimiento de caracteres hace impensable la reproducción de lenguas indígenas en medios de comunicación impresos.

En medios digitales se torna imposible su tratamiento informático (poderlas escribir en computadora y difundirlas por Internet) y crea una nula compatibilidad entre diferentes plataformas digitales (como smartphones y tablets), explicó.

La red de investigación propiciaría la escritura, traducción, escucha y fonación de las lenguas indígenas a través del fomento del uso de su escritura, la publicación de textos en el ámbito editorial y digital, la elaboración de material multimedia y la creación de software.

Y para facilitar el tratamiento informático para la transmisión y visualización de textos en medios electrónicos y dispositivos móviles, la académica sugirió el diseño de teclados especiales para cada lengua y que se puedan instalar como un software.

Además, la creación de un diccionario digital por lengua, en el que se pueda escribir, traducir y escuchar por síntesis de voz la pronunciación; el desarrollo de una app de gramática, que explique cómo se debe escribir y cómo se emplean los vocablos en palabras, frases u oraciones; y la traducción de software a cada lengua.