Inicio > Noticias > Local > Accidentes de tránsito el otro coronavirus de los mexicanos

Accidentes de tránsito el otro coronavirus de los mexicanos

  • Al día mueren 44 personas víctimas de percances viales

Ciudad de México (Mejor Trato/Melisa Murialdo).- No obstante el incremento del flujo vehicular, el número de siniestros mantiene un comportamiento a la baja, el mismo comportamiento que mantiene en el excesivo volumen de ellos. De acuerdo a la última información analizada, la cifra de 379,672 accidentes se redujo a 377,518, con una disminución en la cantidad de víctimas incurridas en los mismos de 107,382 a 105,202. Más allá de que esa disminución se torna irrelevante en términos absolutos por lo alarmante en la magnitud exorbitante de víctimas y accidentes anuales registrados.

En el panorama general, las menores colisiones de tránsito generan una visión de mejora social pero cuando de manera detallada se analiza la situación se ve claramente que no es más que una ilusión óptica, pues hay menor cantidad de lesionados, pero con más víctimas fatales.

Cada 4 accidentes que se producen en la carretera, muere una persona en el lugar del hecho. En Veracruz (1.220), Guanajuato (671) y Nueva León (621) ocurrieron el mayor número de accidentes en carretera, un total de 2,514 colisiones que dejaron un saldo de 527 fallecidos y 1,829 lesionados. Y el grueso de los accidentes totales ocurridos en el país, incluidos dentro de la ciudad, se registró en Nueva León.

El 92% de los accidentes ocurridos son atribuibles al conductor como causa principal, siendo la imprudencia y el exceso de velocidad los principales factores en la ocurrencia de accidentes y se convierten así en el aspecto más importante de la seguridad vial.

A empeorar las cifras alarmantes se suma que, en base a estadísticas recientes del INEGI y la Comisión Nacional de Seguros y Fianzas (CNSF), a pesar de su obligatoriedad cerca de 72% de los automóviles que circulan en el país carecen de un seguro de cobertura a terceros.

En varios países se ha demostrado que una manera efectiva para prevenir las colisiones fatales es a través de la conducción defensiva, o sea de un conductor responsable que respeta normas de tránsito, cumple con la reglamentación y que está en actitud de alerta a su entorno.

Los accidentes viales están entre las 10 principales causas de muerte en el país y la primera causa de muerte en niños y jóvenes entre 5 a 29 años. Representan el 2.2% del total de las defunciones registradas, lo que implica el 46.4% de todas las defunciones catalogadas como accidentes (34,589).

A nivel internacional, según estimaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada año cerca de 1.3 millones de personas mueren y 50 millones sufren lesiones debido a las colisiones de tránsito. México no es excepción a la tendencia: a nivel nacional, el INEGI dio a conocer a fines de 2019 que tan solo en 2018 fallecieron 16,035 personas por accidentes de tránsito (7,221 en el acto), siendo las más vulnerables los ciclistas y peatones que corresponden a casi la cuarta parte de las mismas. Esto significa que mueren 44 personas por día víctimas de accidentes de tránsito. Y de tener que tomar la carretera, se cuenta con un 25% de probabilidad de morir en uno de los 30 accidentes de rutina.

El alto índice de accidentes de tránsito a nivel mundial es tan preocupante que para la Organización Mundial de la Salud (OMS) ya son considerados una epidemia.

La década que pasó se llevó más de 80 mil personas fallecidas en accidentes de tránsito en México que ocupa el séptimo lugar mundial y el tercero en Latinoamérica en el fatídico ránking.

 Con la pérdida de la vida, el consecuente impacto es devastador no sólo para la salud mental de la familia de la víctima ni la posibilidad de desajustes en la economía del hogar, donde la muerte en ocasiones del sostén puede llevarla a la pobreza, sino también que afecta a la economía en general por lo que requiere una visión integral a fin de mejorar las expectativas de vida de los mexicanos y brindar la seguridad de poder transitar la vía pública sin miedo a no regresar.

Los costos económicos estimados más recientes, según el Conapra, indican que las cifras de las lesiones y muertes ocasionadas por accidentes de tráfico en México consumen anualmente un 1.7% del producto bruto interno, ascendiendo en números absolutos a más de 10 billones de dólares al año. Los costos sociales de la inacción incluyen fallecimiento masivo, reducción de la productividad y disminución de las perspectivas de crecimiento.

Parece ser que los accidentes de tránsito se propagan en el país como un virus causando muertes de miles de personas por año quedando en la conciencia social y en los medios de divulgación la responsabilidad para prevenirlos y evitar que se siga proliferando la epidemia de la nueva década. Así es que la gente en las calles de México no debiera preocuparse tanto por el Coronavirus, ya que el verdadero riesgo no está en quien estornuda sino en la persona que está detrás de un volante.

Fuente: mejortrato.com.mx

%d bloggers like this: