Acnur advierte de que aún no se dan las condiciones para el retorno rohinyá

Telemadrid

Dacca, 31 may (EFE).- La Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) advirtió hoy de que aún no se dan las condiciones de seguridad para que retornen a Birmania (Myanmar) los rohinyás huidos a Bangladesh, tras el estallido de violencia de agosto.

“En estos momentos creemos que no existen las condiciones para que los refugiados puedan regresar”, dijo el ayudante del alto comisionado de Acnur para Operaciones, George Okoth-Obbo, en una rueda de prensa en Dacca tras una visita de cinco días al país.

Bangladesh acoge a unos 915.000 rohinyás, entre ellos los alrededor de 700.000 que desde el pasado 25 de agosto cruzaron la frontera para escapar de la represión del Ejército birmano, tras un ataque de un grupo rebelde rohinyá.

La presión internacional llevó a Birmania y Bangladesh a firmar un acuerdo el pasado 23 de noviembre para la repatriación de miembros de la minoría rohinyá, por el que los refugiados que llegaron a Bangladesh comenzarían a regresar el 23 de enero.

Sin embargo, seis meses después de la firma del acuerdo, el proceso formal de repatriación aún no ha comenzado, una situación que debe permanecer así, según Okoth-Obbo, hasta que se garanticen los “derechos” de los rohinyás, una comunidad que Birmania considera bengalí y a la que no reconoce ciudadanía.

“Debe realizarse en condiciones de seguridad y que la gente tenga la garantía y la confianza de que podrán quedarse de manera sostenible”, señaló el ayudante del alto comisionado de Acnur para Operaciones.

En ese sentido, añadió, Acnur tiene la “obligación” de formar parte de todo el proceso de repatriación para garantizar esas condiciones.

En abril pasado, Acnur alcanzó un acuerdo con el Gobierno de Bangladesh para participar en el proceso.

Hoy esa agencia de la ONU y el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) anunciaron también haber llegado a un acuerdo similar con las autoridades birmanas, que será ratificado la semana que viene.

La ONU y organizaciones independientes han denunciado en numerosas ocasiones que existen pruebas claras sobre asesinatos y otras violaciones de los derechos humanos de los rohinyás.

El Alto Comisionado de los Derechos Humanos de la ONU calificó la campaña del Ejército birmano de “limpieza étnica” y ha afirmado que hay indicios de “genocidio”. EFE