Activistas y autoridades se enfrentan en Cancún por destrucción de manglar

635891099951456132wCancún (México), 22 ene (EFE).- Activistas y autoridades se enfrentan estos días por el Proyecto Malecón Tajamar, en Cancún (estado mexicano de Quintana Roo), que pretende destruir 69 hectáreas de manglar para construir instalaciones residenciales, comerciales y de recreación.

El pasado fin de semana se retomaron las actividades para desmontar el manglar, provocando un “ecocidio” en el que se han destruido especies protegidas por ley y que están en categoría de riesgo, como el bosque manglar rojo y blanco, cocodrilos, aves, iguanas, ranas, peces y crustáceos, de acuerdo con Greenpeace.

Ante la polémica, el Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) emitió hoy un escrito en el que asegura que “todas sus acciones se han realizado de conformidad con autorizaciones vigentes”.

Explicó que Fonatur concedió los permisos del proyecto en julio de 2005, mientras que la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) lo hizo en febrero de 2006.

El conflicto viene porque estos permisos fueron emitidos antes del decreto promulgado en 2007 por el entonces presidente mexicano Felipe Calderón, que protege el manglar e impide la construcción de cualquier proyecto en zonas donde se encuentre esta especie.

Las autorizaciones tienen vigencia hasta el 8 de febrero de este año, por lo que de no construir antes de que venza el plazo los desarrolladores perderán los permisos y tendrán que ajustarse a la nueva legislación.

Un juez segundo de distrito en Quintana Roo, Gerardo Vázquez, concedió hace un par de días la suspensión provisional para detener los actos contra cualquier tipo de vegetación y el relleno con material pétreo en la zona de Malecón Tajamar.

A pesar de esto, desde el Grupo Ecologista del Mayab (Gema) acusaron que en las primeras 12 horas de la destrucción ya se habían talado el 90 % de las hectáreas totales y que no hubo rescate de flora y fauna, como establece la propia autorización que está por vencer.

El grupo también dijo que se tiraron sellos de Profepa en diez predios que están suspendidos por las 4.333 denuncias que se interpusieron y que dieron motivo a otra suspensión en agosto del 2015.

Entre los proyectos en litigio está el de la empresa italiana Bi & Di, que tras un juicio por fraude logró que Fonatur le permutara un predio en Tajamar, en lugar del que compró originalmente en Playa Delfines, mejor conocida como El Mirador de Cancún.

El Proyecto Tajamar, de acuerdo con los datos recabados, divide en 12 manzanas las 69 hectáreas, para ser destinadas a proyectos residenciales, comerciales y de recreación; en esta zona se construirá también la segunda catedral del balneario.

El Gobierno de México, a través de Fonatur, ha invertido desde el año 2000 más de 520 millones de pesos (unos 28,2 millones de dólares) en este proyecto, de acuerdo con el organismo.

La organización ecologista WWF pidió que se “detenga inmediatamente” la destrucción del manglar.

Explicó que la importancia de los manglares viene de que son “defensas naturales que protegen a las costas y a la población contra eventos climatológicos extremos”, capturan gases de efecto invernadero y contribuyen al mantenimiento de la línea de costa y al sostenimiento de la arena sobre las playas, entre otros aspectos.

Según los datos de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), México es uno de los países con mayor pérdida de manglares, apuntó WWF.

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) anunció hoy que abrirá una investigación “para conocer las causas y afectaciones al referido humedal costero”, para verificar que se garantiza el derecho a un medioambiente sano y que las autoridades involucradas cuentan con las licencias pertinentes. EFE