Admiten que expareja de Morales trabaja en firma china, pero niegan denuncia

Admiten-expareja-Morales-trabaja-denuncia_886721776_8628688_667x375La Paz, 4 feb (EFE).- El gobierno boliviano reconoció hoy que una expareja del presidente del país, Evo Morales, la auditora Gabriela Zapata Montaño, es una gerente de la empresa china CAMC Engineering (CAMCE), pero negó que la firma se haya adjudicado siete proyectos millonarios en Bolivia por un “tráfico de influencias”.


El ministro boliviano de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, dijo en una conferencia de prensa la noche de jueves que Zapata “fue efectivamente pareja del presidente Evo el año 2007”, pero aseguró que desde entonces ya no tienen una relación sentimental.

Quintana reconoció que antes existió esa relación afectiva, horas después de haber hecho otras declaraciones en las que se centró en descalificar la denuncia sobre el supuesto “tráfico de influencias” para favorecer a la CAMC Engineering.

La denuncia fue hecha originalmente por el periodista Carlos Valverde, quien aseguró que Zapata Montaño es la madre de un hijo de Morales nacido en 2007 y atribuyó a esa relación la supuesta causa de la adjudicación de diferentes obras a la compañía china.

Quintana dijo que la CAMC Engineering es la segunda empresa más grande de China y admitió que se ha adjudicado bajo distintos procedimientos administrativos y de contratación directa siete contratos por un valor global de 566 millones de dólares.

La CAMCE se adjudicó la construcción de una parte del ingenio azucarero de San Buenaventura (norte de La Paz), la producción de sales de potasio en el salar de Uyuni, una compra de perforadoras, la construcción de un tramo del ferrocarril Montero-Bulo Bulo (este) y otros tres contratos para el proyecto de agua Misicuni (centro).

Según Quintana, Zapata fue contratada por la empresa china en 2013 y varios de los contratos son anteriores a ese año.

“La señora Zapata no tiene ningún tipo de vínculo con el gobierno nacional. Absolutamente ninguno, por lo tanto no hay ninguna razón para que esta ciudadana pueda administrar algún negocio del Gobierno. El Gobierno no tiene negocios”, enfatizó Quintana.

Agregó que el Ejecutivo rescindió con CAMCE el contrato para la vía Montero-Bulo Bulo por incumplimiento y como sanción ejecutó una garantía bancaria por más de siete millones de dólares y también presentó en su contra una demanda penal por daños y perjuicios.

Destacó ante los medios que esas acciones demuestran que no hay “tráfico de influencias”, ni se ha encubierto a la empresa china.

Consultado por un periodista sobre si efectivamente Morales y Zapata tienen un hijo nacido en 2007, Quintana se limitó a responder que no le “compete hablar de la vida privada del presidente”.

Morales, de 57 años, se mantiene soltero, y tiene dos hijos mayores, de dos diferentes relaciones.

La oposición boliviana se pronunció hoy a favor de investigar la denuncia del periodista al considerar que la relación que existió entre Zapata y Morales “genera una serie de dudas” sobre la contratación de CAMCE, según dijo el jefe de la fuerza Unidad Nacional (UN), el empresario opositor Samuel Doria Medina. (1)EFE