Adriana Thalía Quijada Camarena celebró sus XV años

Con una maravillosa tarde repleta de algarabía y bullicio la encantadora Adriana Thalía Quijada Camarena festejó su arribo a la llamada edad de los sueños e ilusiones, sus quince años, por tal motivo dio gracias en una ceremonia eclesiástica efectuada en la Catedral Basílica Menor.

Adriana Thalía es hija de los señores Moisés Quijada y Luz Camarena, quienes en todo momento estuvieron acompañando a la quinceañera ocupando las primeras bancas del santo recinto en donde elevaron sus oraciones al cielo como agradecimiento a este grandioso acontecimiento en la vida de su hija.  

Rebeca Salazar e Irma Cháidez tuvieron el gran honor de fungir como sus madrinas, las cuales en todo momento se sintieron felices por la guapa quinceañera y prometieron ante Dios siempre estar al pendiente de su vida espiritual.

Durante la misa el sacerdote  oficiante dirigió un   mensaje cristiano a la festejada, en el cual  le recordó que “Dios la llena de su amor, y que le ofrece sus dones sagrados, para que nunca pierda la fe, y  creer en Él siempre para  que así pueda encontrar con sus seres queridos la felicidad, ya que ha llegado a cumplir los quince años que es el sueño de toda jovencita”.

Al finalizar la ceremonia de acción de gracias  todos los asistentes le brindaron un merecido aplauso a la guapa jovencita, llenándola de felicitaciones para más tarde dirigirse a la elegante recepción en su honor la cual tuvo como escenario el salón de fiestas “Mirage”, hasta donde se dieron cita familiares y amigos de la debutante los cuales pusieron el buen ambiente a la velada.

En esta ocasión para los invitados se sirvió una exquisita cena la cual se acompañó de selectas bebidas y de una espectacular mesa de postres los cuales fueron preparados para esta gran celebración.

Entre los presentes que se dieron cita  a celebrar  a la linda quinceañera estuvieron sus hermanos Alessandro y Diana, quienes le desearon lo mejor en todo momento en este gran día en su vida a Adriana Thalía.

Posteriormente entrando la noche la linda quinceañera pasó al centro de la pista para bailar su vals acompañada de su querido padre y de sus damas de honor para  después llevar a cabo el tradicional brindis; sin duda alguna  este será un bonito recuerdo el cual quedará guardado en la memoria de  la linda Adriana Thalía.

La fiesta se prolongó hasta altas horas de la noche, en donde la guapa debutante se hizo acreedora de lindos obsequios y muestras de cariño por parte de sus invitados.

Muchas felicidades a la guapa quinceañera, por su presentación ante  sociedad.