Advierten de alteraciones físicas y sociales del síndrome del jubilado

Foto: El Horizonte

México, 16 Jul (Notimex).- Uno de cada tres jubilados tiene problemas de adaptación cuando deja de trabajar, y es importante prevenir y tratar el denominado síndrome del jubilado que se manifiesta con alteraciones como insomnio, hipertensión, trastornos digestivos, cardiovasculares y reducción del deseo sexual.

Un tema de trascendencia en el país es el de las personas que se jubilan, por lo que María de Los Ángeles Aguilera Velasco, investigadora del Centro Universitario de Ciencias de la Salud (CUCS) de la Universidad de Guadalajara (UdeG), se refirió en un comunicado de la institución al libro “Mirar y reflexionar la jubilación. Recomendaciones de películas para fomentar la vivencia del ocio”.

Además de los síntomas mencionados, las personas que dejan de laborar después de varios años también incluye estrés, ansiedad, pesimismo, depresión, propensión al alcoholismo y alteraciones sociales como la pérdida de relaciones, soledad, dependencia y violencia doméstica, mencionó la académica.

La especialista advirtió que si no se toman las medidas necesarias para evitar los problemas de adaptación, existe un importante impacto de la calidad de vida de los jubilados como consecuencia de mantenerse aislados y no encontrar sentido a su existencia.

Agregó que es adecuado el descanso para este sector de la población, pero no todo el tiempo porque la inactividad los hará sentir poco productivos.

Destacó que es brusco el cambio, ya que los jubilados necesitan reorientar su vida, establecer una nueva rutina, volver a sentirse útiles y productivos, hacer las actividades que les agradan y estar saludables o mantener bajo control enfermedades crónico–degenerativas como hipertensión o diabetes.

El tiempo que antes invertían en trabajar puede ser tiempo de ocio, que implica actividades lúdicas como asistir al cine, a espectáculos, a galerías de arte y museos, y les permite a las personas jubiladas afrontar con optimismo su situación actual.

Para la experta universitaria, el séptimo arte es una opción para ayudar a los jubilados en su proceso de adaptación, encauzamiento del ocio y el diseño de un nuevo proyecto de vida.

Aguilera Velasco, junto con los doctores Rubén Soltero Avelar, Martín Acosta Fernández, Sergio Adalberto Franco Chávez y Blanca Elizabeth Pozos Radillo, académicos del CUCS, escribieron el libro “Mirar y reflexionar la jubilación”, después de una amplia investigación.

La edición contiene sinopsis y reseñas de 57 películas e incluye recomendaciones sobre su utilidad. Por ejemplo, se mencionan los filmes “El camino”, y “Grandes amigos”; mientras que para aquellos que están en periodo de prejubilación, lapso donde las personas piensan en la jubilación y fantasean sobre el futuro y no viven el presente, recomiendan “Vivir”, “Amor a la carta”, “Antes del invierno”, “Destino anunciado” y “Si Dios quiere”.

Los filmes están clasificados en 10 temas, que incluyen también películas sobre personas que carecen de seguridad social y otras sobre el final de la jubilación, cuando dependen de un tercero para sobrevivir.

Aguilera Velasco destacó que la selección se hizo pensando en dar a los jubilados la oportunidad de mirar escenas sobre personas de su condición en diferentes partes del mundo.

A través de los filmes pueden darse cuenta de que un hombre jubilado de Suecia, por ejemplo, no difiere mucho de un tapatío; pueden verse reflejados en los protagonistas y reflexionar sobre su propia vida, sus problemas y lo que desean hacer”, detalló.

El Departamento de Salud Pública del CUCS ofrece asesoría y orientación a quienes se van a jubilar o están jubiladas, y a las empresas que soliciten este servicio.

NTX/MSG