Advierten que crecerá aislamiento mundial a Ortega por expulsar misión de ONU

LaPatilla.com

Managua, 31 ago (EFE).- La exguerrillera y exministra sandinista Dora María Téllez dijo hoy que la decisión del Gobierno de Nicaragua de expulsar una misión de la ONU, después de que denunció el “alto grado de represión” estatal en las protestas contra el Ejecutivo, aislará aún más al presidente Daniel Ortega.

“El informe de la oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos disparó la furia de Ortega. Verdad tras verdad lo muestran como un tirano criminal y sangriento. Por eso los expulsa del país y así crece su aislamiento internacional y su derrota”, escribió Téllez en un Twitter.

El Gobierno de Nicaragua informó hoy de que ha dado por “concluida la invitación y finalizada la visita” de la Oficina Regional para América Central del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH), debido a que “han cesado las razones, causas y condiciones que dieron origen” a su invitación.

A juicio de la exguerrillera, que estuvo el 22 de agosto de 1978 en el comando sandinista que tomó por asalto el Palacio Nacional e hizo rehenes a los legisladores afines al expresidente y dictador Anastasio Somoza Debayle, derrocado hace 39 años, “Ortega se aterroriza con la sola mención de la Comisión de la Verdad que recomendó la misión del” ACNUDH en un informe el miércoles pasado.

“¡Qué no le quepa duda, habrá Comisión de la Verdad y entonces, habrá justicia!”, escribió Téllez en otro tuit.

La misión de la ACNUDH llegó a Nicaragua en junio pasado para conocer de la crisis sociopolítica que estalló en abril, y el miércoles pasado emitió un informe en el que denunció el “alto grado de represión” de las protestas contra el Gobierno, en las que se han registrado “más de 300 muertos y 2.000 heridos”.

El Gobierno explicó que el 19 de junio pasado giró invitación a la Oficina Regional para América Central del ACNUDH “con el propósito de que diera acompañamiento a la Comisión de Verificación y Seguridad creada en el marco del Diálogo Nacional, con el fin de asegurar el desmantelamiento de los tranques” o bloqueos en las vías.

“Por lo tanto, consideramos que han cesado las razones, las causas y condiciones que dieron origen a dicha invitación”, indicó el canciller nicaragüense, Denis Moncada, en una carta dirigida a la representante regional para América Central del ACNUDH, Marlene Alejos.

La decisión fue tomada un día después que la ACNUDH emitiera un informe sobre la crisis que atraviesa Nicaragua y en la que señala al Estado como principal responsable de graves violaciones a los derechos de quienes participan en las manifestaciones contra el presidente Daniel Ortega, incluidas ejecuciones extrajudiciales.

El mismo Ortega cargó ese día contra la ONU y descalificó ese informe.

Según el mandatario, “ya nadie cree” en los organismos humanitarios internacionales, incluido el de la ONU, porque, a su juicio, “son instrumentos de la política del terror, de la muerte, de la mentira, de la infamia”.

Miles de nicaragüenses han salido a las calles desde abril a protestar contra Ortega en el marco de una crisis que ha dejado entre 322 y 448 muertos, según organismos humanitarios internacionales y locales, mientras el Gobierno solo reconoce 198 fallecidos y denuncia un intento de golpe de Estado. EFE