Ahogado en una alberca de fraccionamiento campestre en Santa Lucía, Canatlán

  • Los paramédicos no lograron reanimarlo al momento de llegar

Esta tarde una familia se encuentra de luto, todo después que en un día de campo un jovencito perdiera la vida al ingresar a una alberca de la cual jamás emergió, ante la mirada atónita de los asistentes.

Los hechos acaban de registrarse escasos minutos en el poblado Santa Lucía, perteneciente al municipio de Canatlán, donde al interior de un fraccionamiento campestre situado en el kilómetro 3 de la carretera Francisco Zarco, desde donde se dio la alerta a los servicios de rescate.

Al llegar los paramédicos de la Cruz Roja y bomberos de aquel municipio, ya el cuerpo de este menor llamado Emilio, de 15 años, había sido extraído por sus familiares de la alberca a donde había ingresado para refrescarse, quienes a la espera del auxilio médico intentaron mantenerlo con vida, aunque sus signos vitales eran muy débiles.

Rápidamente y ante la llegada de los paramédicos, estos ya no alcanzaron con vida a este joven, debido a que no respiraba, por lo que el tiempo que permaneció bajo el agua habían sido suficientes para que dejara de existir.

Posteriormente se dio el aviso a las autoridades ministeriales para que tomaran nota del deceso y se realizaran los tramites que el terrible caso amerita.