AI acusa a multinacionales de no atajar la explotación infantil en RD Congo

ungranviaje.org

Nairobi, 15 nov (EFE).- Amnistía Internacional (AI) acusó a grandes multinacionales como Renault, Daimler, Microsoft o Lenovo de no llevar a cabo las medidas necesarias para atajar la explotación de niños en las minas de cobalto de la República Democrática del Congo (RDC), en un informe publicado hoy.

El documento afirma que algunas de las grandes firmas electrónicas y automovilísticas a nivel mundial declinaron responder a las preguntas de AI sobre el origen del cobalto que utilizan para sus baterías, dos años después de un informe publicado por esta organización sobre el vínculo de este metal con la explotación infantil en minas de la RDC.

“Dos años después, algunas de las empresas más ricas y poderosas del mundo aún ponen excusas para no investigar a sus proveedores, y los que sí lo hacen no informan de los riesgos humanitarios y abusos que descubren”, afirma la directora de Negocios y Derechos Humanos de AI, Seema Joshi.

Joshi añade que, “ahora que crece la demanda de baterías recargables, las compañías tienen la responsabilidad de demostrar que no se están beneficiando de la miseria de los mineros que trabajan en terribles condiciones en la RDC”.

De este país centroafricano procede más de la mitad del cobalto del mundo, un material clave para la producción de baterías de iones de litio, del que un 20 % se extrae manualmente en minas congoleñas que implican un alto riesgo de accidentes mortales o de enfermedades pulmonares.

El dossier publicado hoy por AI, de título “Hora de recargar”, desvela que de las 28 compañías vinculadas a una firma china de procesamiento de cobalto llamada Huayou Cobalt se detectan progresos positivos en Apple -que lidera la tabla de empresas responsables en materia de obtención responsable de este material-, Dell o HP.

Sin embargo, el informe lamenta también que compañías como Apple hayan identificado las fundiciones de las que obtienen el cobalto pero no los riesgos para sus trabajadores.

Mientras tanto, otras firmas líderes como Microsoft no han dado siquiera detalles de sus proveedores, lo que para AI significa que “ni siquiera cumple con los estándares internacionales básicos”, algo de lo que acusan a otras 26 empresas en las que se repite un patrón de “falta de transparencia”.

Para solucionar esta situación, el informe propone que el plan de actuación planteado por el Gobierno de la RDC se reforme con “un marco temporal concreto, responsabilidades claras y un plan operativo para su implementación”.

Asimismo, AI exige a las empresas implicadas que “identifiquen, prevengan, solucionen y se responsabilicen” de las violaciones de los derechos humanos que tengan lugar en la cadena de producción de cobalto de la que se nutren.

“Allá donde una de estas empresas haya contribuido o se haya beneficiado” de la explotación infantil, sentencia el informe, “deben trabajar para sacarlos de allí y apoyar su vuelta a los colegios y sus necesidades sanitarias y psicológicas”. EFE