AI exige la retirada de cargos de sedición contra un grupo de prensa en Fiyi

Sídney (Australia), 28 mar (EFE).- Amnistía Internacional (AI) exigió hoy a las autoridades de Fiyi la retirada de los cargos de sedición impuestos contra el principal grupo mediático del país por publicar una carta de un lector ofensiva contra los musulmanes.

La organización hizo la petición horas antes de que un tribunal de Suva leyera los cargos a los tres directivos del grupo The Fiji Times, que se enfrentan a una pena de siete años de cárcel.

La fiscalía defendía inicialmente una acusación de “antagonismo comunitario” por el contenido de la carta de un lector publicada el 27 de abril de 2016 en el diario Nai Lalakai, un semanario del grupo publicado en la lengua local iTaukei.

AI admitió que el contenido de la carta era “desagradable” pero defendió su derecho a publicarla ya que no incitaba a la violencia y en virtud de la libertad de expresión.

También subrayó que la nota no fue redactada por ningún periodista del periódico y que su publicación no supuso la aprobación de su contenido por parte del grupo mediático, por lo que consideró que el caso esconde motivaciones políticas.

“Al acusar a Fiji Times con sedición, las autoridades de Fiyi utilizan una vulgar táctica para intimidar y silenciar a uno de los pocos medios de comunicación independientes que quedan en el país”, dijo el subdirector de AI en el Pacífico, Josef Benedict.

“Fiji Times tiene una larga trayectoria de periodismo independiente, una tradición que ahora está en peligro por estos cargos”, añadió Benedict en un comunicado.

The Fiji Times publica el diario en inglés del mismo nombre, uno de los más antiguos del mundo fundado en 1869.

Fiyi restableció la democracia en 2014 en unas elecciones en las que se impuso Frank Bainimarama, el exjefe del Ejército que ocupaba el poder desde que asestó un golpe de Estado en 2006.

Tras la asonada, Bainimarama impuso una fuerte censura, a la que The Fiji Times se opuso dejando en blanco el espacio de noticias aprobadas por los censores en lugar de publicarlas.

En 2012 el editor del periódico fue condenado a una multa y a dos años de prisión suspendidos por desacato a un tribunal tras publicar una noticia crítica con la justicia del país.EFE