Inicio > Noticias > Internacional > AI reclama presión internacional a Egipto para que rinda cuentas en la ONU

AI reclama presión internacional a Egipto para que rinda cuentas en la ONU

El Cairo, 12 nov (EFE).- Amnistía Internacional (AI) reclamó hoy a la comunidad mundial que haga “rendir cuentas” a Egipto sobre la situación de las libertades fundamentales en el país, durante su examen en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU previsto para mañana en Ginebra.

Menos de dos meses después del arresto de miles de personas en unas insólitas y limitadas protestas antigubernamentales y entre críticas y acusaciones por la muerte del expresidente Mohamed Mursi en junio, AI consideró que el examen periódico es una “oportunidad de oro” de revisar la situación en Egipto.

Hussein Baoumi, investigador de AI sobre Egipto, dijo a Efe que se espera que “muchos países expongan sus preocupaciones respecto a los derechos humanos en Egipto y hagan serias recomendaciones”, aunque El Cairo no ha cumplido la mayor parte de las medidas que le fueron propuestas en 2014 y que aceptó implementar.

Esta será la primera revisión de Egipto desde 2014 y después de las manifestaciones contra el presidente del país, Abdelfatah al Sisi.

En un comunicado, la ONG pidió a los países miembros de la ONU que ejerzan presión sobre Egipto para que deje en libertad a los cerca de 4.000 detenidos en las protestas de septiembre y responda sobre la situación en la que se encuentran estos presos durante la revisión periódica universal.

Es “una oportunidad de oro para que la comunidad internacional haga rendir cuentas a las autoridades egipcias por su pésimo historial de derechos humanos”, destacó AI en la nota.

“Egipto tendrá que presentar (en la sesión) cómo ha aplicado las anteriores recomendaciones de la ONU y los miembros tendrán que destacar donde Egipto ha fallado, así como los ámbitos en los que la situación de los derechos humanos se ha deteriorado”, detalló Baoumi.

ONG locales e internacionales y la propia ONU han denunciado que la situación ha degenerado desde 2014, cuando Al Sisi accedió al poder a través de las urnas un año después de dar un golpe de Estado contra Mursi.

Baoumi señaló que en la sesión de mañana se tendrán en cuenta las últimas denuncias del grupo de expertos de la ONU sobre detenciones arbitrarias, que hace pocos días consideraron que la muerte del expresidente el pasado junio tras seis años de encarcelamiento “en condiciones brutales” podría ser un “asesinato arbitrario autorizado por el Estado”.

El investigador advirtió de que las autoridades egipcias han intentado silenciar las denuncias de organismos y ONG internacionales, y desacreditar a estas entidades, además de perseguir y acusar a los defensores de derechos humanos locales, pero opinó que la comunidad internacional debe “ignorar esta propaganda y denunciar los abusos de Egipto”.

Mientras, el director de la oficina en Egipto del Instituto de Estudios de Derechos Humanos de El Cairo (CIHRS), Mohamed Zaree, ha pedido que se le permita viajar para asistir a la sesión en Ginebra, pues es uno de los trabajadores de ONG egipcias a los que se les prohíbe salir del país por orden judicial.

Zaree manifestó en un comunicado que “el Estado debe permitir viajar a los defensores de derechos humanos independientes críticos con la situación en Egipto” si quiere tratar de forma constructiva con el mecanismo de revisión periódica, además de aplicar las recomendaciones, “en lugar de volver a violar los derechos humanos después de la sesión como si nada”. EFE

%d bloggers like this: