Ainhoa Guadalupe Rosales Benavente recibió el Sacramento Bautismal

La pequeña Ainhoa Guadalupe Rosales Benavente, recibió las sagradas aguas del Jordán durante una ceremonia bautismal celebrada en la iglesia de nuestra señora del Sagrado Corazón de Jesús, en donde sus padrinos, Jazmín Barraza Franco y Guillermo García Cabrera, recibieron la encomienda de guiar en su formación cristiana a la nueva hija de Dios, la cual fue acompañada en todo momento por sus amorosos padres, Alma Guadalupe Benavente Soto y Jesús Rosales Cabrera, los cuales también agradecieron a Dios por el primer añito de vida de su hija.

Durante la ceremonia religiosa el sacerdote oficiante señaló la importancia que tendrán de ahora en adelante los padrinos  en la vida de su ahora ahijada, además de que  a partir de esta ocasión compartirán con los padres la responsabilidad de crianza y deberán ser cuidadosos en la educación y guía de la linda Ainhoa Guadalupe, a quien siempre llevarán por el buen camino.

Al llegar a su fin la misa el singular festejo se llevó a cabo en el bonito salón de fiestas “Alixia”, donde un hermoso montaje ya le esperaba a la festejada pues fue realizado en su honor en donde chicos y grandes disfrutaron del agradable evento.

En esta ocasión los comensales disfrutaron de un exquisito menú el cual se hizo acompañar de algunas refrescantes bebidas de ocasión las cuales fueron selectamente preparadas para esta gran ocasión.

Entre los invitados de honor no pudieron faltar sus consentidores abuelitos, los maternos Sandra Diana Soto Villegas y Juan Manuel Benavente García y los paternos Martina Guadalupe Cabrera y Jesús Rosales, quienes se mostraron felices y llenos de alegría además de que le desearon siempre lo mejor a su linda nietecita.

El agradable festejo transcurrió en medio de entretenidos juegos que se organizaron en honor de la pequeña festejada, la cual se hizo acreedora a  bonitos obsequios, sin duda alguna fue una tarde llena de mucha diversión y felicidad.

Uno de los momentos más esperados  de la tarde por todos  los presentes fue cuando Ainhoa Guadalupe apagó su primera velita de su delicioso y bonito pastel mientras todos le entonaban las ya tradicionales Mañanitas.

Sin duda alguna esta gran celebración dejo un bonito recuerdo,  el cual quedará en la memoria de los Rosales Benavente, quienes se mostraron agradecidos por las múltiples muestras de cariño que le brindaron  a su pequeña  hija y por todos los bonitos obsequios que le otorgaron  durante esta bonita celebración.

Muchas felicidades a Ainhoa Guadalupe, por  ser bautizada ante Dios.