Alertan de riesgo de nadar en presas, ríos y canales

Ante los riesgos que plantea meterse a nadar a ríos, canales e incluso presas de la localidad, es importante que los ciudadanos estén conscientes sobre esta situación que llevó a prohibir estas prácticas, mientras en el caso de quienes se dedican a la pesca en estos lugares, deben tomar las precauciones que se les recomiendan para evitar accidentes que pueden ser fatales, señaló el Coordinador Estatal de Protección Civil, Carlos México Gamero.

Al referirse a los decesos que por ahogamiento se han registrado en las últimas semanas en distintos cuerpos de agua, el funcionario estatal manifestó que a pesar de los recorridos que se realizan por las distintas presas, ríos y lagos que hay en la entidad, tanto por personal de la Coordinación Estatal como por los Consejos Municipales de Protección Civil, para prevenir riesgos, aún hay personas que desconocen esta situación y no atienden las recomendaciones que se hacen.

Agregó que desde el inicio de esta administración estatal, se ha trabajado de manera permanente y sin descanso en acciones tendientes a prevenir riesgos para la población en distintos aspectos, incluido el que representa introducirse en ríos, lagos o lagunas y presas, aún se registra el deceso de quienes no atienden estas recomendaciones, como ha sucedido en las últimas semanas.

Apuntó que ante esta situación es necesario intensificar las acciones encaminadas a la prevención de riesgos y accidentes, especialmente en el caso de quienes acuden de paseo a ríos, lagos y presas en toda la entidad, a través de constantes advertencias sobre los riesgos que ello implica, además de insistir en el uso de chalecos salvavidas, tanto para los paseantes, como para personas que se dedican a la pesca en estos cuerpos de agua, pues también en estos casos es necesario que se apliquen medidas para evitar accidentes que les pueden costar la vida.

El coordinador manifestó que no basta con el trabajo que realizan las instancias gubernamentales, pues también se requiere una mayor participación por parte de la población en general, para que se involucren más en el conocimiento de las acciones de carácter preventivo y las apliquen para proteger su integridad, para lograr la meta que es evitar muertes por ahogamiento.