Altercado en Guatemala por proyecto que reduce delito de financiación ilegal

Guatemala, 12 jun (EFE).- El Congreso de Guatemala avanzó hoy otro paso para la posible aprobación de las reformas al delito de financiación electoral anónimo, lo que provocó la ira de algunos manifestantes que buscaron impedir la salida de los diputados del Palacio Legislativo.

El avance en segundo debate de la reforma al artículo 407 N del Código Penal para castigar con una multa y prisión conmutable de 2 a 5 años la financiación anónima, pero no a quien otorgue el aporte económico, tuvo lugar este martes en el organismo legislativo.

Los manifestantes, en su mayoría estudiantes de la Universidad de San Carlos de Guatemala (pública), quienes se encontraban en la entrada principal del Congreso acompañando a campesinos que protestaban desde la mañana por ataques en su contra, buscaron impedir la salida de los congresistas al enterarse de la actividad parlamentaria.

Los diputados, protegidos por una valla de policías, recibieron insultos, descalificaciones y reclamos airados, por lo que se encontraban atrincherados en el área de estacionamiento del Congreso y generó un operativo para que los legisladores pudieran salir e impedir que se repitiera la encerrona de más de 9 horas de septiembre pasado.

En aquella oportunidad, también por un intento de reducir el delito de financiación electoral ilícita y unos 400 delitos del código penal, permanecieron hasta la madrugada siguiente hasta que antimotines los liberaron.

Ahora, una veintena de manifestantes que gritaban consignas en su contra, fueron acorralados por los elementos policiales para abrir el paso del portón del estacionamiento y así evacuar a los congresistas, en medio de jalones, algunos lanzamientos de piedras y hasta un paraguas que llegaron a impactar en uno de los vidrios de los vehículos que huían apresurados.

La presidenta de la Asociación de Estudiantes Universitarios de la Universidad de San Carlos, Lenina García, manifestó su “repudio” contra la “agenda represiva del Congreso” y la “vergüenza” de la forma en que sacaron a los diputados del edificio.

García presentó una denuncia ante el director de mediación de la Procuraduría de Derechos Humanos, Daniel Tucux, quien se encontraba en el lugar, por el “despliegue desproporcionado y la represión de los policías”, quienes durante los jalones empujaron con sus porras a los manifestantes.

Los diputados “se aprovechan de la tragedia del Volcán de Fuego (que ha dejado más de 110 muertos y 197 desaparecidos) para legislar este paquete de leyes para retroceder los avances que tenía el país”, sostuvo la líder estudiantil.

Tucux, por su parte, mencionó que observó que los congresistas no podían salir y que el cordón de los agentes se llevó a cabo “con la utilización de los bastones (porras) y hubo algunos golpes para garantizar la salida”, pero que los manifestantes “usaron algunos instrumentos” con “alguna violencia”, pero aseguró que no fue “una situación que se haya desbordado”.

El congresista opositor de Encuentro por Guatemala, Ranfery Montúfar, quien salió caminando sin mayor problema tras la aparatosa evacuación, dijo que la guardia parlamentaria organizó la salida de sus colegas, quienes, nerviosos, huyeron ante un reclamo social que “sigue señalando la existencia de un pacto de corruptos”.EFE