Alvarado y expresidentes de Costa Rica firman declaración sobre retos de país

Eldiario.es

San José, 14 jun (EFE).- El presidente de Costa Rica, Carlos Alvarado, y siete exmandatarios del país firmaron hoy un declaración conjunta sobre los retos del país, tras una reunión en la que analizaron asuntos como el déficit fiscal y el desarrollo.

“La hoja de ruta nacional debe ser una construcción conjunta. Por encima de las diferencias partidarias, debemos privilegiar el diálogo constructivo para desarrollar soluciones conjuntas que respondan a los importantes desafíos que enfrentamos y que generen oportunidades para todos”, se indica en la declaración.

En la reunión convocada por Alvarado participaron los expresidentes Óscar Arias (1986-1990 y 2006-2010), Rafael Ángel Calderón (1990-1994), José María Figueres (1994-1998), Miguel Ángel Rodríguez (1998-2002), Abel Pacheco (2002-2006), Laura Chinchilla (2010-2014) y Luis Guillermo Solís (2014-2018).

El déficit fiscal, que en 2017 cerró en el 6,2 por ciento del producto interno bruto y considerado como el principal problema económico del país, fue uno de los temas prioritarios de la reunión.

“La situación fiscal que vive el país es realmente preocupante. Se requiere el compromiso y el esfuerzo de cada costarricense para sanear las finanzas públicas, mediante la adopción de medidas que permitan disminuir el gasto, enfrentar la evasión y el contrabando y asegurar los resultados hacia el futuro con una regla constitucional, alcanzar una mejor recaudación y estimular el crecimiento económico”, se lee en la declaración.

Los políticos afirmaron que es “fundamental” la discusión y aprobación del Proyecto de Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas, una vez alcanzados los acuerdos legislativos.

Este proyecto es una reforma fiscal que pretende convertir el impuesto de ventas del 13 por ciento en uno de valor agregado (IVA) de la misma tasa, pero que gravará los servicios y ampliará la base de productos.

Esta iniciativa también introduce la renta de capital y modificaciones al impuesto sobre la renta, así como en pluses salariales, entre otros temas.

“El fortalecimiento y la consolidación fiscal no admiten postergación y deben efectuarse de tal modo que, a la vez, el texto final que se someta a votación del Plenario Legislativo preserve los recursos necesarios para los programas sociales y se asegure la estabilidad económica del país”, señala la declaración.

El texto también indica que es “indispensable” estimular el crecimiento económico, la inversión pública y privada en infraestructura, así como mejorar la educación pública, avanzar en el gobierno digital, la eficiencia del Estado y el crecimiento del empleo.

“Debemos promover un desarrollo integral” y “garantizar el desarrollo integral de nuestra nación, mediante políticas sociales universales y de carácter focalizado que reduzcan la pobreza, desigualdad y la informalidad en el empleo, un renovado compromiso con la sostenibilidad ambiental y la recuperación de la seguridad de nuestros ciudadanos”, se agrega en la declaración.

La firma de este documento ha sido calificada como histórica por el Gobierno de Alvarado, quien asumió el poder el pasado 8 de mayo y ha construido un gabinete con ministros de varios partidos, con el fin de trabajar en la unidad nacional. EFE