América Aserett Silva Ávila realizo su primera comunión

Durante una emotiva misa la cual fue llevada a cabo en la Parroquia de Nuestra Señora de la Salud, América Aserett Silva Ávila recibió el Sacramento de la Primera Comunión ante Dios.

Junto a la pequeña caminó hasta el altar su dichosa mamá Emma Ávila Ontiveros, la cual elevó sus oraciones y pidió por el bienestar de su pequeña hija, así mismo en esta fecha tan importante estuvieron acompañando a América Aserett sus padrinos de velación los señores Emma Laura Martínez Ávila y Alejandro David Herrera Flores, quienes se comprometieron a estar al pendiente de la educación de la pequeña y guiarla siempre por el buen camino como lo indica la Iglesia Católica.

Durante la ceremonia el sacerdote oficiante le recordó a la neocomulgante que a partir de ese momento recibiera a Cristo en la comunión en forma constante cada vez que asista a misa.

Posteriormente como acto de fe la pequeña conmovida y emocionada se colocó en oración para recibir por primera vez el Cuerpo y Sangre de Cristo para después realizar una breve oración de agradecimiento en donde pidió por el bienestar de toda su familia.

Al término de la  ceremonia religiosa la linda América Aserett se trasladó junto a su mamá y sus padrinos a un bonito salón social de la ciudad, en donde ya la esperaban familiares y amigos cercanos para dar inicio con su gran recepción.     

En esta ocasión para los presentes se sirvió un delicioso banquete así como algunas refrescantes bebidas las cuales se prepararon para esta gran ocasión  pasando así una amena tarde.

Entre los presentes anotamos a su abuelita materna la Sra. María Teresa Ontiveros Soto y a sus abuelitos paternos, además de sus tíos y primitos los cuales  no dejaron de llenar de abrazos y cariño a la linda festejada.

Sin duda alguna América Aserett pasó gratos momentos durante su celebración  la cual estuvo llena de muchas bendiciones para  ella y su linda familia, la cual siempre  conservarán en sus memorias.

Muchas felicidades para la pequeña neocomulgante por reafirmar su fe ante Dios.