Inicio > Columnas > La otra dimensión > Análisis de los tratamientos para enfrentar el coronavirus

Análisis de los tratamientos para enfrentar el coronavirus

¿ESTAREMOS ACTUANDO TARDE Y ESO OCASIONA MÁS MUERTES?

  • “En los momentos de crisis, solo la imaginación es más importante que el conocimiento”. Albert Einstein.
  • “La crisis se produce cuando lo viejo no acaba de morir y cuando lo nuevo no acaba de nacer”. Bertolt Brecht.

Ante la grave crisis que enfrentamos por el coronavirus y observando el número de muertes que esta ocasionando, llaman la atención varias cosas que es conveniente analizar. Ante miles de muertes que vemos dia a dia, se necesita que la transición mientras se obtiene la vacuna, que seria el gran logro para enfrentar esta pandemia, tener un protocolo de tratamiento que evite o disminuya muertes. Y en este caso es necesario tomar decisiones, sobre los avances que se generan en el mundo.

Observamos que varios de los tratamientos los inician cuando el paciente ya está complicado, cuando presenta insuficienci respiratoria importante y que son hospitalizados prácticamente para intubarse, y de los pacientes que son intubados un numero muy alto fallece. ¿Que pasaria si iniciamos algunos de los tratamientos en una fase previa de la enfermedad?

Conviene revisar, que hay avances prometedores en distintos tratamientos para mitigar los síntomas del covid-19, mientras las posibles vacunas siguen en proceso.

  1. El uso de corticoides como la Dexametasona, que esta demostrando disminuir en forma importante las muertes por covid-19

De acuerdo a investigaciones en el Reino Unido, la dexametasona, un medicamento esteroide ampliamente disponible, puede ser clave para ayudar a tratar a los pacientes más enfermos de covid-19 en el hospital que requieren ventilación u oxígeno. Sus hallazgos son preliminares, aún se están compilando y no se han publicado en una revista revisada por pares, pero un experto externo y la misma OMS ya calificaron esto como un “gran avance”.

Los dos investigadores principales del Recovery Trial, un gran ensayo clínico en el Reino Unido que investiga posibles tratamientos contra el covid-19, anunciaron a los periodistas en una conferencia de prensa virtual el martes que se encontró que un régimen de dosis bajas de dexametasona durante 10 días reduce el riesgo de muerte en un tercio entre los pacientes hospitalizados del ensayo que requerían ventilación.

  1. Uso de anticuerpos de anticuerpos monoclonales contra el covid-19

Al menos cinco equipos de Estados Unidos han clonado anticuerpos del covid-19, lo que allana el camino para tratamientos innovadores que podrían ser lo que un investigador denomina “un puente de inmunidad” antes de que una vacuna esté disponible.

El tratamiento se llama terapia de anticuerpos monoclonales, y dichos anticuerpos provienen de personas que se han recuperado del coronavirus. Luego, los investigadores toman la sangre, seleccionan los anticuerpos más potentes y los convierten en un medicamento.

Una compañía, Regeneron Pharmaceuticals, espera tener un tratamiento disponible para pacientes al final de este verano.

“Creo que la terapia de anticuerpos monoclonales representa una promesa enorme como el próximo gran paso contra el covid-19”, señaló el Dr. Peter Hotez, especialista en vacunas de la Escuela de Medicina de la Universidad de Baylor, quien no participa en la investigación.

La terapia de anticuerpos monoclonales es una versión moderna del plasma de convaleciente, en el que una persona que se ha recuperado del coronavirus dona sangre a alguien que está actualmente enfermo.

  1. El uso de la vacuna contra la poliomielitis utilizada contra el coronavirus

Hay muchas pruebas de que las vacunas existentes, como las vacunas contra la poliomielitis, protegen a los niños contra una amplia gama de infecciones y vale la pena probarlas contra el nuevo coronavirus, de acuerdo a un articulo publicado en la revista Science recientemente.

Una vacuna oral contra la poliomielitis es segura, barata, fácil de administrar y ampliamente disponible, con más de 1.000 millones de dosis producidas y utilizadas anualmente en más de 140 países, según el equipo, que incluye a un hombre que descubrió el VIH y un experto en vacunas de la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés). La vacuna casi ha erradicado la poliomielitis en todo el mundo.

La vacuna oral contra la poliomielitis utiliza una versión debilitada del virus de la poliomielitis. Las vacunas vivas atenuadas producen una respuesta inmune fuerte y duradera, dijeron expertos en vacunas. Son más lentas de fabricar que las vacunas modernas que solo usan una pieza de material genético de un virus, y las empresas estadounidenses y europeas que trabajan en las vacunas contra el coronavirus se están centrando en formas más rápidas.

Tendría sentido al menos probarlo para ver si ayuda contra el coronavirus, dijeron Konstantin Chumakov de la FDA y el Dr. Robert Gallo del Instituto de Virología Humana de la Universidad de Maryland, junto con sus colegas.

  1. El uso del remdesivir contra el coronavirus

En un articulo publicado en el New Englan Jiournal of Medicine recomienda el uso del medicamento antiviral remdesivir en pacientes con coronavirus muy enfermos, pero dicen que el medicamento por sí solo no será suficiente para ayudar a los pacientes.

Los datos, publicados en el New England Journal of Medicine, muestran que el medicamento acortó el curso de la enfermedad de un promedio de 15 días a aproximadamente 11 días.

“Los resultados preliminares de este ensayo sugieren que un tratamiento de 10 días de remdesivir fue superior al placebo en el tratamiento de pacientes hospitalizados con covid-19”, escribieron los investigadores. Pero no fue una cura y no actuó rápidamente.

“Estos hallazgos preliminares respaldan el uso del remdesivir para pacientes que están hospitalizados con covid-19 y requieren terapia de oxígeno suplementaria”, escribieron los investigadores, dirigidos por un equipo del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas.

“Sin embargo, dada la alta mortalidad a pesar del uso de remdesivir, está claro que el tratamiento solamente con un medicamento antiviral probablemente no sea suficiente”, agregaron. “Las estrategias futuras deberían evaluar los agentes antivirales en combinación con otros enfoques terapéuticos o combinaciones de agentes antivirales para continuar mejorando los resultados de los pacientes con covid-19”.

  1. El uso de la famotidina, una medicina para el reflujo, ayudó a pacientes en sus casas

La famotidina se usa en el tratamiento de úlceras estomacales, indigestión, acidez y reflujo, explica la Clínica Mayo.

Es el componente principal de medicamentos como Pepcid y Fluxid y forma parte del grupo de sustancias conocidas como bloqueadores H2. “Funciona disminuyendo la cantidad de ácido en el estómago”, explica la Clínica Mayo.

Según un estudio publicado de este 4 de junio, diez personas que estaban enfermas en el hogar con covid-19 pudieron haber encontrado alivio con un remedio común para la acidez estomacal de venta libre.

Un coautor del estudio enfatizó que se trata de un pequeño grupo de pacientes. Aun así, dijo que estaba “animado” por los resultados y ahora planea hacer un estudio más amplio con pacientes ambulatorios sobre famotidina, el ingrediente de venta libre en Pepcid.

“Queremos saber cuál es la mejor manera de atender a estos pacientes y mantenerlos fuera del hospital para que se sientan mejor antes”, dijo el Dr. Joseph Conigliaro, médico de Northwell Health en Nueva York y coautor del artículo.

En el informe, publicado en la revista médica Gut, todos menos uno de los sujetos del estudio tomaron el medicamento dentro de los 10 días de haber experimentado por primera vez síntomas como tos y falta de aliento. El décimo paciente lo tomó 26 después de que comenzaron los síntomas. Tenían entre 23 y 71 años.

Un ensayo clínico de los Institutos Feinstein de Investigación Médica en Northwell Health, que administra 23 hospitales en la ciudad de Nueva York, también estudió la famotidina después de observarse que a algunos pacientes en China que tomaban el medicamento les fue mejor que a los pacientes que no lo tomaron.

  1. El uso de plasma de pacientes convalecientes.

Los pacientes hospitalizados por covid-19 parecen tener mejores resultados cuando reciben infusiones de plasma convaleciente lleno de anticuerpos, según un estudio publicado recientemente

El estudio no ha sido revisado por pares ni publicado en una revista académica, pero los investigadores dijeron que los hallazgos son una buena señal para la terapia con plasma, que se deriva de la sangre de los pacientes recuperados de covid-19.

“Nos alienta que nuestra evaluación inicial ofrezca evidencia en apoyo del plasma convaleciente como una intervención efectiva”, dijo en un comunicado la Dra. Nicole Bouvier, profesora asociada de la Escuela de Medicina Icahn en Mount Sinai y coautora del estudio.

Los investigadores “están conscientes de que se necesitan estudios adicionales para confirmar estos hallazgos y sacar conclusiones más definitivas en diferentes poblaciones”, dijo.

Los pacientes que recibieron plasma tuvieron una mejor supervivencia. A partir del 1 de mayo, aproximadamente el 13% de los pacientes que recibieron el tratamiento habían muerto, en comparación con el 24% de los que no lo recibieron.

Los investigadores dijeron que se necesitaban estudios más grandes, pero señalaron que el beneficio de mortalidad se limitaba a los pacientes que no necesitaban un tubo de respiración.

“No observamos un beneficio significativo del plasma convaleciente en pacientes intubados, de acuerdo con la literatura anterior que demuestra que las terapias pasivas de transferencia de anticuerpos son más eficaces al comienzo de la enfermedad”, escribieron.

7.- El uso de la ivermecina y la hidroxicloroquina.

El Ministerio de Salud de Perú (Minsa) dio impulso como tratamiento para el nuevo coronavirus a dos medicamentos que carecen de autorización por parte de autoridades sanitarias o de consenso científico sobre su eficacia y seguridad para pacientes de covid-19.

La dependencia indicó este miércoles en un comunicado que un miembro de su comité de expertos señaló que la hidroxicloroquina e ivermectina “deben indicarse, de forma ambulatoria en pacientes con riesgo, desde los centros de salud” y “en fases tempranas”, por considerar que “puede traer buenos resultados”.

Aunque el boletín reconoce que “no existe tratamiento aprobado en el mundo que cure” el padecimiento, afirmó que “se debe hacer el máximo de los esfuerzos para reducir la progresión de la pandemia”, y reconoció que el país no cuenta con suficiente capacidad hospitalaria.

El doctor Eduardo Gotuzzo, de acuerdo con el texto, señaló que estos fármacos son “seguros y representan una alternativa seria y potencialmente efectiva”, y recordó que son “muy útiles” y han sido empleados desde hace décadas en el mundo.

Añadió que la indicación para que los médicos los receten “bajo su responsabilidad” evita la automedicación y permite una supervisión del paciente.

“Algo tenemos que hacer, sin esperar demasiado”, dijo el médico, citado por el documento oficial.

La hidroxicloroquina se usa para tratar o prevenir la malaria y para tratar afecciones autoinmunes como el lupus y la artritis reumatoide. Si bien es un medicamento que ha sido probado para tratar el coronavirus, existe controversia sobre su posible efectividad y en torno a los riesgos de emplearlo, luego de que la semana pasada la revista The Lancet se retractó de un estudio que advertía sobre efectos secundarios e incluso la muerte en pacientes con covid-19.

Por su parte, la ivermectina es un agente antiparasitario de amplio espectro, aprobado por la Administración de Medicinas y Alimentos de Estados Unidos para ciertos usos en humanos y animales, aunque la prevención o tratamiento contra el coronavirus no es uno de ellos. A principios de mayo, dicha autoridad desaconsejó su uso asociado al covid-19 tras afirmar que se necesitaban más estudios al respecto.

Perú registró recientemente 5.738 personas muertas por el nuevo coronavirus, 203.736 casos confirmados, según datos del Minsa. Según el recuento de la Universidad Johns Hopkins, es el octavo país con más contagios en esta pandemia que ha dejado al menos 412.111 fallecimientos y 7,2 millones de infecciones en todo el mundo.

Podemos concluir que aunque aún está un poco lejos la aparición de la vacuna contra el coronavirus, los avances que se han tenido en esta lucha nos deben de ayudar a tratar mejor a los pacientes infectados.

Reconocer que dentro de la fisiopatología existen procesos como la respuesta inflamatoria, la tendencia a hacer trombosis en el organismo, nos deberían encaminar a utilizar protocolos que eviten o disminuyan en forma importantes estos procesos para lograr que menos pacientes fallezcan. Aunque como siempre: ¡Ud. tiene la última palabra!

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: