André Aciman: “no entiendo a las mujeres en absoluto”

Madrid, 12 jun (EFE).- Tras el éxito de “Llámame por tu nombre”, libro en el que se basa la película “Call me by your name”, el autor André Aciman publica su última novela en la que vuelve a explorar el erotismo, el amor y la nostalgia a través de un protagonista masculino porque, dice, no entiende a las mujeres “en absoluto”.

André Aciman (Alejandría, 1951) se encuentra en España para presentar “Variaciones Enigma”, publicada en español por Alfaguara, una novela sobre las relaciones amorosas de su protagonista, Paul, con hombres y mujeres desde su adolescencia en Italia hasta su madurez en Estados Unidos.

“Llámame por tu nombre” fue su primera novela y en ella narraba la historia de amor estival entre un chico de 17 años y el asistente de su padre, un hombre mayor con el que coincide durante unas vacaciones en el norte de Italia, una historia que tiene ecos en la primera de las relaciones del protagonista de “Variaciones enigma”.

“Todos mis personajes son totalmente bisexuales”, indica en una entrevista con Efe Aciman, que señala que no entiende la bisexualidad femenina. En realidad, agrega, no entiende a las mujeres en absoluto.

“Cualquier cosa respecto a una mujer no la entiendo”, insiste el escritor que recuerda que uno de sus hijos le dijo que tendría que haber escrito la continuación de “Llámame por tu nombre”, que se publicará en octubre, desde el punto de vista de la mujer de uno de los protagonistas.

“Y la razón por la que no lo hice es porque pensé que iba a evolucionar hacia el cliché y los lugares comunes. Y para evitar decir todo lo que los hombres piensan de las mujeres iba a tratar de ser original y eso, en sí mismo, iba a ser otra vez un estereotipo”, señala Aciman.

El escritor cree que hay una incomprensión entre sexos fundamental, “pero también entre los seres humanos, nadie entiende a nadie”, a excepción de los grandes escritores que sí saben de las contradicciones del ser humano, asegura.

Entre ellos cita a Shakespeare, Cervantes, Proust, Homero u Ovidio, los clásicos que, según él, “entendían a los seres humanos o al menos entendían que el ser humano es insondable”.

Para Aciman, la mayor parte de los libros que tratan el tema “del amor gay” lo hacen desde un punto de vista del secreto; o siempre “se resuelven con muerte, violencia o acoso y hostigamiento”.

“Siempre hay un peligro físico y ese es un ámbito que no quería explorar porque no me interesa nada. Solo quería indagar qué siente un hombre por otro hombre”, dice.

A pesar de que sus libros están impregnados de nostalgia, Aciman sostiene que no es nostálgico y que solo lo practica cuando escribe.

Y no lo es, dice, porque no desea volver al pasado ya que cuando lo hace siempre sale “decepcionado”.

Respecto a la secuela de “Llámame por tu nombre”, el autor explica que la ha escrito porque quería volver a encontrarse con los personajes “porque sabía que su historia no había acabado”.

Pero además, “quería contarle a la gente lo que yo pensaba que le había pasado a los personajes. Todo el mundo me preguntaba constantemente al respecto, como si yo tuviese todas las respuestas”, asegura Aciman, que reconoce que quizá haya escrito esta segunda parte para que dejen de preguntarle. EFE