Andrea Muñoz Espinoza y Leonel García Reveles consagraron su amor

  • En compañía de sus seres queridos

Tras un bonito y sólido noviazgo Andrea Muñoz Espinoza y Leonel García Reveles unieron sus vidas en una romántica alianza de amor la cual permanecerá para el resto de sus vidas.

Eligieron como escenario para su conmovedor enlace matrimonial la bella Catedral Basílica Menor, en donde familiares y amigos se dieron cita para presenciar este importante acto de amor que consolida la relación de los novios ante los ojos de Dios.

La pareja tuvo a sus padres como testigos, los señores Arturo Muños y Estela Espinoza, papás de la novia, así como la señora Concepción Reveles, mamá del novio, quienes se mostraron felices y orgullosos de compartir con sus hijos un sueño hecho realidad.

Andrea y Leonel escucharon atentamente las palabras que el sacerdote celebrante compartió con ellos en este momento tan especial, quien les mencionó la importancia del matrimonio en estos tiempos donde “necesitamos creer en el amor para toda la vida”.

El cortejo nupcial estuvo integrado por familiares y amigos que fungieron como padrinos de arras, anillos, mancuerna y velación y unieron sus oraciones para pedirle a Dios que llene de bendiciones esta bella unión.

Antes de que los ahora esposos abandonaran el santo reciento pasaron a ofrecer el ramo de Andrea a la imagen de la Virgen en donde ambos realizaron una breve oración y dieron gracias por su matrimonio y por esta bella unión.

Posteriormente la pareja se dirigió a disfrutar de una agradable recepción la cual se llevó acabo en un elegante salón de la ciudad, lugar hasta donde se dieron cita familiares y grandes amistades para compartir junto a Andrea y Leonel.

Durante la elegante celebración los presentes degustaron de una deliciosa comida así como de algunas refrescantes bebidas las cuales fueron preparadas para la gran ocasión.

Posteriormente todos los presentes elevaron sus copas y brindaron por la felicidad de los nuevos esposos y por el nuevo camino que emprenderán juntos de ahora en adelante como marido y mujer.

Por su parte los novios estuvieron recibiendo halagos y bendiciones de sus queridos invitados, los cuales disfrutaron de una inolvidable celebración.