Angélica Návar Hernández y Armando Feliz Mena se dieron el sí ante Dios

  • Y bautizaron a su pequeño hijo

Romántico enlace nupcial protagonizaron la pareja conformada por Angélica Návar Hernández y Armando Feliz Mena, quienes después de años de feliz noviazgo decidieron dar un paso importante en sus vidas al comprometerse bajo el Sacramento del Matrimonio en donde estuvieron acompañados por familiares y buenas amistades las cuales se dieron cita para acompañarlos al servicio religioso.

A la joven pareja los acompañaron sus respectivos padres, por parte de la guapa novia los señores Luz Leonor Hernández Martell y Juventino Návar Amaya, y por parte del novio los señores Gabriela Mena Cruz y Armando Félix Aragón, los cuales ocuparon las primeras bancas del recinto deseándoles lo mejor a la feliz pareja en esta nueva etapa en sus vidas en donde se juraron amor eterno frente a Dios.

En esta ocasión el cortejo nupcial estuvo conformado por amigos y familiares cercanos a la feliz pareja, los cuales con gusto participaron en el protocolo de la ceremonia deseándole cosas buenas al nuevo matrimonio.

Durante la ceremonia eclesiástica el sacerdote celebrante bendijo a los ahora esposos y les hizo saber que la confianza, la comunicación y la lealtad harán de sus días inolvidables momentos de felicidad.

Así mismo antes de que finalizara la ceremonia los nuevos esposos acercaron hasta la pila bautismal a su pequeño hijo a quien nombraron Cristóbal, el cual estuvo acompañado en todo momento por sus consentidores padrinos los señores Jassmin Ramírez Gómez y Ángel Návar Hernández, los cuales con gusto aceptaron velar por el bienestar de su ahora ahijado.

Tras escuchar atentamente la misa y seguir el ritual católico, la feliz pareja de recién casados se tomó algunas fotos del recuerdo para posteriormente abandonar el santo recinto para dirigirse a su elegante recepción la cual se llevó a cabo en su domicilio hasta donde se dieron cita familiares y amistades para acompañarlos en este día tan especial en donde fueron colmados de muchas felicitaciones y buenos deseos; a su arribo al lugar fueron recibidos con aplausos y se dispusieron a bailar su primer vals ya como marido y mujer.

En esta ocasión para los invitados se ofreció una exquisita comida la cual se hizo acompañar de una gran variedad de finas y refrescantes bebidas de ocasión las cuales se prepararon para este gran acontecimiento.

Más tarde los presentes elevaron sus copas y brindaron por el amor y la felicidad de la pareja para que compartan cada día de sus vidas para que Dios les permita vivir su feliz matrimonio en plena armonía.

Durante toda la tarde Angélica y Armando se notaron sumamente emocionados y en todo momento agradecieron a sus allegados por ser parte de este día de ensueño para ellos, el cual recordarán para toda la vida ya que disfrutaron de principio a fin de su hermosa boda.

¡Muchas felicidades!