Angola ve “imperioso” pedir a Portugal la devolución de sus piezas de arte

Lisboa, 8 dic (EFE).- El Gobierno de Angola considera “imperioso” iniciar consultas multilaterales para “regularizar la propiedad y la posesión” de los bienes culturales del país que se encuentran en el extranjero, la gran mayoría en Portugal, Estado del que se independizó en 1975.

“Es imperioso que la diplomacia angoleña, en colaboración con el Ministerio de Cultura y otros departamentos ministeriales, pueda dar inicio a consultas multilaterales con vista a regularizar la cuestión de la propiedad y la posesión, por un lado, y por otro, de la explotación de bienes culturales angoleños en el extranjero”, dijo la ministra de Cultura de Angola, Carolina Cerqueira.

Sus palabras, recogidas hoy en la prensa portuguesa, se interpretan como una declaración de intenciones a corto plazo para con Portugal, dado que en este país se encuentran la mayoría de las piezas de la excolonia africana.

No obstante, la propia ministra afirmó al semanario Expresso que, por el momento, no se ha formalizado ningún pedido en este sentido ni se ha comenzado a elaborar una lista de piezas, aunque sí admitió que ya se han identificado algunas obras que encajan en el perfil.

Por ejemplo, máscaras, cestos y cerámicas que actualmente se encuentran en el Museo de Etnología y Arqueología de Lisboa.

“Necesitamos hacer una recopilación exhaustiva sobre las obras de arte angoleñas que se encuentran en otros países, además de Portugal, como Estados Unidos, Alemania, Francia, Bélgica, Italia o Brasil”, agregó Cerqueira, aunque la mayor parte de estas obras se encuentra en Portugal.

Consultado por varios medios lusos, el Ministerio de Cultura portugués remitió la cuestión a la Dirección General de Patrimonio Cultural (DGCP), que ha dicho desconocer la eventual intención de Angola de debatir el retorno de su patrimonio.

Angola se independizó de Portugal en 1975, momento a partir del cual ambas naciones desarrollaron unas fluidas relaciones diplomáticas que se vieron afectadas en febrero de 2017, cuando la Fiscalía portuguesa acusó al entonces vicepresidente angoleño, Manuel Vicente, de corrupción, blanqueo y falsificación documental.

Las tensiones se dieron por superadas el pasado mayo, después de que el Tribunal de Relación de Lisboa anunció que remitiría a Luanda el proceso contra Manuel Vicente. EFE