Aplican empresas 3% de ganancias en medidas de seguridad

  • Pese a que autoridades reportan disminución en delitos

A pesar de que las autoridades en materia de seguridad reportan en Durango una disminución en los niveles de incidencia delictiva diversas empresas invierten al menos el 3 por ciento de sus ganancias en contratar medidas de prevención, informó la presidenta del Consejo Coordinador Empresarial (CCE) Diana Ocón Alvarado.

Señaló que el problema de inseguridad más grave lo enfrentan los dueños de los pequeños negocios que se ubican en el Centro Histórico, porque ahí a pesar de la presencia policiaca es común que sean víctimas de robos, un delito que en muchos de los casos se comete con arma de fuego.

Además, en los últimos meses ha habido casos que alarman a la Presidenta del CCE ya que “últimamente algunos de los empresarios han sido víctimas de alguno u otro atentado, incluso a mano armada al interior de sus casas o de sus negocios, o en una tercera persona en donde alguno de sus colaboradores ha sido amagado”.

Pese a los esfuerzos oficiales la impunidad es otro de los problemas que enfrentan a diario quienes tienen una empresa o negocio, porque en los casos en los que se derrota la apatía y se presenta la denuncia se detiene al agresor pero luego de unos días éste regresa a las calles.

Aunque Durango no reporta índices de delincuencia que provoquen el cierre de negocios y la huida de empresarios hacia otros estados, la representante del Consejo Coordinador Empresarial pidió que las autoridades tomen en cuenta en sus estrategias a los delitos más recurrentes para bajar los niveles de incidencia.

Aunque no son todas, las empresas que pueden costearlo han optado por invertir en la aplicación de medidas que inhiban la comisión de delitos, como son el contratar a una empresa que coloque un guardia de seguridad en la puerta del negocio o la instalación de cámaras que permitan monitorear lo que sucede al interior de la misma, lo que constituye del 3 al 5 por ciento de las ganancias.

El problema radica en que los pequeños negocios no pueden hacer estas inversiones, lo que los convierte en blancos no solo de delincuentes que roban con violencia, sino también de personas que ingresan a los negocios y extraen mercancía sin realizar su pago.