Aprueban entre protestas llevar la ley a las zonas tribales de Pakistán

Eldiario.es

Islamabad, 27 may (EFE).- La asamblea parlamentaria de la provincia de Khyber Pakhtunkhwa (noroeste) dio hoy el visto bueno a una enmienda constitucional para llevar la ley a las ingobernables zonas tribales del país, entre protestas de un partido islámico que trató de evitar la votación causando 14 heridos.

Un total de 85 parlamentarios votaron a favor de la enmienda mientras que siete lo hicieron en contra, dijo a Efe el portavoz del gobierno de la provincia, Shaukat Yousafzai.

La 31ª Enmienda de la Constitución prevé la integración de las Áreas Tribales de Administración Federal (FATA) con la provincia de Khyber Pakhtunkhwa y extender la aplicación de la Constitución y la jurisdicción del Tribunal Supremo a esas áreas fronterizas con Afganistán, epicentro de la insurgencia extremista.

Tras ser aprobada la semana pasada por el Parlamento nacional, era necesario el visto bueno de la provincia de Khyber Pakhtunkhwa, ya que afecta a sus fronteras.

Yousafzai indicó que miembros del partido religioso Jamiat Ulema-i-Islam-Fazal (JUI-F), que se oponen a la medida, trataron de evitar que se realizase la votación con una protesta que provocó enfrentamientos con la policía y causó 14 heridos.

Los manifestantes trataron de evitar la apertura de la asamblea, lanzaron piedras a miembros de las fuerzas de seguridad y atacaron vehículos de los medios de comunicación, según la fuente.

Tras varias horas, la policía disolvió la protesta y comenzó la sesión parlamentaria con retraso.

La enmienda entrará en vigor cuando sea firmada por el presidente del país, Mamnoon Hussain, en lo que supone un puro trámite burocrático.

Esta ley forma parte de un plan aprobado por el Gobierno en 2017 para integrar las FATA en el resto del país y desarrollar esta zona de cuatro millones de personas, donde el 44 % de los niños no van a la escuela, apenas un 33 % de la población sabe leer y solo un 7 % de las mujeres lo hacen.

Se busca imponer una normativa moderna para sustituir la actual Regulación de Crímenes de la Frontera, instaurada por los británicos en 1901 y que establece los castigos colectivos a un pueblo por el delito cometido por uno de sus vecinos y niega la posibilidad de recurrir a los tribunales.

La zona ha sido el centro de la violencia islamista en el país y en ella el ejército ha llevado a cabo varias operaciones militares, la última aún en curso con bombardeos y soldados sobre el terreno en la que han muerto, según la versión oficial, 3.400 supuestos terroristas. EFE