Inicio > Noticias > Internacional > Ardern preocupada con China por usar una imagen falsa crítica con Australia

Ardern preocupada con China por usar una imagen falsa crítica con Australia

Sídney (Australia), 1 dic (EFE).- La primera ministra neozelandesa, Jacinda Ardern, dijo este martes que su gobierno expresó su preocupación directamente a Pekín por el uso de una imagen falsa para criticar a Australia publicada ayer por un portavoz del ministerio chino de Asuntos Exteriores.

La mandataria, en declaraciones a la prensa, explicó que el contacto con China se debe a que han usado una imagen que “no es correcta basada en los hechos y no es genuina. Así lo hemos planteado directamente a las autoridades chinas”.

“Es un mensaje que no se basa en los hechos y por supuesto esto nos preocupa”, agregó Ardern, quien precisó no ha hablado sobre este contencioso con su homólogo australiano, Scott Morrison.

La víspera, el líder australiano exigió a China que se disculpe por la publicación de una “repugnate” e “indignante” “imagen falsa” por la que China debería “sentirse totalmente avergonzada” y pidió a la red social Twitter que retire este mensaje, pero ninguna de las dos cosas se ha producido.

El funcionario chino Zhao Lijian publicó el lunes un tuit acompañado con la imagen manipulada de un soldado ataviado con uniforme militar y casco con la bandera australiana empuñando un cuchillo ensangrentado contra el cuello de un niño descalzo y con el rostro velado que se aferra a un borrego blanco.

El suelo donde aparecen ambos está cubierto por la bandera australiana, que además tapa varios cuerpos inertes, y la afgana, compuesta por piezas de un rompecabezas.

La publicación de Zhao Lijian se da después de que Australia admitiera el 19 de noviembre que su Ejército presuntamente asesinó a 39 civiles y prisioneros afganos entre 2005 y 2016 durante su despliegue en Afganistán.

El jefe del Ejército, Rick Burr, informó el viernes que han notificado a trece soldados su expulsión, sin detallar si son parte o no de los presuntos perpetradores, tras investigar los supuestos crímenes de guerra cometidos por militares.

La publicación del tuit ha empeorado más las ya deterioradas relaciones entre Pekín y Camberra, países con un gran intercambio comercial pero que chocan en varios frentes políticos e ideológicos.

Natasha Kassam, politóloga del australiano Instituto Lowy, acachó en declaraciones a la emisora pública ABC que esta publicación es parte de una campaña de los diplomáticos chinos en las redes sociales para atacar a los países occidentales.

“Hay cientos de ellos que destinan mucho tiempo a reñir con los funcionarios occidentales, promoviendo conspiraciones sobre el nuevo coronavirus y a menudo llamando la atención de lo que ellos consideran abusos a los derechos humanos en otros países”, remarcó Kassan. EFE