Inicio > Noticias > Internacional > Argelia e Italia aseguran que comparten un mismo enfoque sobre Libia

Argelia e Italia aseguran que comparten un mismo enfoque sobre Libia

Argel, 16 ene (EFE).- El primer ministro italiano, Giuseppe Conte, y su colega argelino, Abdelaziz Djerad, apostaron hoy por el diálogo como vía para solucionar la crisis en Libia en el transcurso de una visita oficial a Argel centrada en los preparativos para la Conferencia internacional de Berlín que se celebrará el domingo en presencia de los dos partes en conflicto.

El jefe del Ejecutivo italiano aterrizó a primera hora de la mañana en el aeropuerto internacional Houari Boumedienne y desde allí se desplazó en compañía de Djerad al palacio de Gobierno donde según fuentes ministeriales examinaron “los esfuerzos de la comunidad internacional para contener el conflicto en Libia y brindarle una solución sostenible”.

“Argelia e Italia comparten una visión y un enfoque comunes en cuanto a la cuestión libia. Esta cuestión es motivo de preocupación para nuestros países”, explicó Conte a la prensa minutos después de ser recibido también por el nuevo presidente argelino, Abdelmejid Tebboun.

El jefe del gobierno italiano, que rechazo cualquier intervención militar en ese país, subrayó, que ha llegado “el momento del diálogo y el consenso”.

“Debemos confiar en los instrumentos de la diplomacia, que siempre son más eficaces que las armas, porque ofrecen una opción de paz y estabilidad. Como ya he declarado, lo importante ahora es (mantener) el alto el fuego”, dijo sobre los objetivos de la conferencia.

La cita fue convocada la semana pasada por la canciller Angela Merkel y el presidente ruso, Vladimir Putin, tras más de diez meses de combates que han segado la vida de más de 1.500 personas -cerca de 300 de ellas civiles libios- causado heridas a más de 15.000 y obligado a cerca de 100.000 ciudadanos a abandonar sus hogares y a convertirse en desplazados internos.

El propio Putin, en colaboración con el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, logró esta semana un alto el fuego entre los dos contendientes, el Gobierno de Acuerdo Nacional sostenido por la ONU en Trípoli (GNA) y el mariscal Jalifa Hafter, tutor del Parlamento electo y el Ejecutivo no reconocido en la ciudad oriental de Tobrouk, y hombre fuerte del país.

En este sentido, el ministerio de Asuntos Exteriores emitió a la llegada de Conte un comunicado en el que subrayó su “especial compromiso” con la cuestión libia y recordó que desde hace varias semanas despliega intensos esfuerzos para crear las condiciones propicias que permitan recuperar de forma efectiva el diálogo inter-libio y la iniciativa de paz de Naciones Unidas, en suspenso desde que Hafter pusiera cerco a Trípoli el pasado abril.

El mariscal cuenta con el apoyo económico, militar de Rusia, Arabia Saudí, Egipto y Emiratos Árabes Unidos, y el respaldo político de Francia y Estados Unidos.

El GNA, por su parte, conserva el reconocimiento de la UE y se sostiene en el apoyo económico y militar de Turquía, único país que ha admitido el envío de tropas, y el político de Catar e Italia, nación esta última que se ha pronunciado igualmente en favor de un eventual despliegue de soldados.

Está previsto que la cumbre de Berlín, a la que se espera que acudan representantes de Estados Unidos, Rusia, Reino Unido, Francia, Italia, China, Turquía, República del Congo, la Unión Europea (UE), la Liga Árabe, la Unión Africana, Egipto y los Emiratos Árabes Unidos, sea el primer acto internacional del presidente argelino, elegido el pasado diciembre. EFE

%d bloggers like this: