Inicio > Noticias > Internacional > Argelia vuelve a la arena internacional tras casi una década ausente

Argelia vuelve a la arena internacional tras casi una década ausente

Nacera Ouabou

Argel, 21 ene (EFE).- Argelia volvió este domingo en Berlín a la arena internacional tras casi una década de ausencia con el afán de recuperar la influencia perdida a causa de la larga enfermedad del anterior presidente, Abdelaziz Bouteflika.

Ministro de Asuntos Exteriores y cerebro de la activa diplomacia argelina durante la década de los setenta, el mandatario realizó su última gran visita al exterior en 2010, fecha en la que viajó a Madrid para un encuentro bilateral.

Después recibió en Argel a importantes representantes mundiales como la entonces secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, o el presidente español, Mariano Rajoy, último jefe de gobierno europeo al que recibió antes de sufrir en abril de 2013 un derrame cerebral que le dejó incapacitado.

El que sería su último discurso a la nación había tenido lugar apenas seis meses antes de la visita del responsable español, en mayo de 2012, en la ciudad de Setif.

Argelia “perdió su brillo” en la escena internacional debido a múltiples razones, entre ellas la enfermedad de Bouteflika y el conflicto interno en el poder “que ha durado mucho”, explica a Efe el periodista y analista local Abdelkader Daridi.

“Una situación que ha debilitado Argelia y ha facilitado el chantaje político de algunos países, que se han coordinado de forma cuidadosa para excluir a Argelia de Libia y abortar cualquier iniciativa argelina”, sostiene.

INTENTAR RECUPERAR LA DIPLOMACIA DE “LA ÉPOCA DORADA”

Argelia, miembro de la Organización de los Países No Alineados, desplegó una amplia actividad en la década de los setenta, en la que apoyó con dinero y política causas como la palestina y la saharaui, y dio cobijo a terroristas internacionales como Ilich Ramirez, conocido como “Carlos el chacal”.

Y como miembro de la OPEP apoyó el embargo de 1973 que cambió el mercado mundial de petróleo.

Sin embargo, la cruenta guerra civil, que se extendió entre 1990 y 2000 supuso el primer gran paréntesis en su actividad diplomática a nivel mundial.

Una actividad que el propio Bouteflika retomaría en 1999 tras ganar sus primeras elecciones y alcanzar un poder que mantendría hasta abril de 2019, fecha en la que se vio obligado a dimitir por las protestas en la calle y la presión del Ejército.

En 2007, Argelia desempeñaría un papel fundamental en el acuerdo de paz que puso fin al tercer levantamiento tuareg en el norte de Mali y Níger, quizá su ultima gran aportación antes del nuevo periodo de ausencia.

UN NUEVO PRESIDENTE

La elección el pasado 12 de diciembre como nuevo presidente del exprimer ministro, Abdelmejid Tebboun, ha cambiado por completo esta tendencia.

Decidido a recuperar el peso perdido, Tebboun se reunió a finales de diciembre con el Alto Consejo de Seguridad para diseñar “una política exterior dinámica y pro activa” a través de las crisis en la región, y en particular la crisis de Libia, que preocupa especialmente en Argel por compartir frontera.

“El regreso al liderazgo en la escena regional a través de libia es la primera prueba del éxito de la diplomacia argelina bajo la presidencia de Tebboun”, explica Daridi.

“El mismo ha entendido que supone una oportunidad para afirmarse ante el pueblo argelino como presidente capaz de preservar los intereses de su país y de cuidar la imagen de Argelia que ha perdido su brillo en la escena internacional”, insiste.

En este contexto, el mandatario se desplazó el domingo a Berlín en el que es el primer viaje de un presidente argelino al exterior en casi una década.

“Creo que la presencia de Argelia en Berlín y su posición marcan el comienzo de una nueva visión estratégica del poder argelino, una visión que parece tener en cuenta la importancia de estar sobre el terreno en las zonas de crisis y tener lugar en la mesa de negociación”, explicó Daridi.

FLUJO DE JEFES DE DIPLOMACIA EXTRANJEROS A ARGELIA

Al viaje se ha añadido un desfile de responsables internacionales por Argel que no se producía desde que hace casi dos años la canciller alemana Angela Merkel se viera obligada a cancelar en la escalerilla del avión una visita oficial por los graves problemas de salud de Bouteflika, entonces ya casi impedido.

En los días previos a la conferencia, aterrizaron en Argelia el el presidente del Gobierno de Acuerdo Nacional sostenido por la ONU en Trípoli (GNA), Fayez al Serraj, y los cancilleres de Turquía, Egipto e Italia.

Hoy mismo, el ministro francés de Asuntos Exteriores, Jean-Yves Le Drian, inició una visita oficial para estrechar los lazos bilaterales y analizar las conclusiones de Berlín, donde el presidente argelino y su homólogo galo Emmanuel Macron mantuvieron un breve encuentro.

“Argelia es una potencia de equilibrio y paz, firmemente comprometida con el respeto de la soberanía de los Estados y el diálogo político”, dijo Le Drian a la prensa tras llegar y reunirse con su colega argelino, Sabri Boukadoum.

El sábado está previsto que sea la nueva ministra de Asuntos Exteriores española, Arancha González Laya, la siguiente en visitar el país. EFE

%d bloggers like this: