Argentina reconoce que “contentar” a todos los fondos buitre “no es fácil”

Caputo-reconoce-contentar-holdouts-facil_886421886_8615682_667x375Nueva York, 3 feb (EFE).- El secretario de Finanzas de Argentina, Luis Caputo, que encabeza la delegación de su país en la negociación con los fondos de inversión que demandaron al país en tribunales estadounidenses, reconoció hoy tras otra jornada de reuniones que “contentar a los distintos fondos con una sola oferta no es fácil”.


Caputo, quien confiaba en tener este jueves la oferta a presentar por el Gobierno del presidente argentino, Mauricio Macri, a los fondos especulativos, también llamados fondos buitre, que denunciaron al país suramericano en EE.UU. por bonos impagos desde 2001, no descartaba hoy, más pesimista, retrasar ese movimiento.

“Mañana (jueves) o el viernes. (…) Son muchos fondos, con diferentes pretensiones…”, explicó a los periodistas Caputo, tras tres jornadas maratonianas con representantes de los holdouts, incluídos los “me too”, y con la mediación de Daniel Pollack, el encargado para dirimir por el juez Thomas Griesa.

Caputo, que no da detalles sobre el contenido de las ofertas en las que se trabaja “por confidencialidad”, sí apuntó que aunque “fue un día largo y duro” hubo “algunos avances”.

También el propio Pollack aseguró este miércoles que las conversaciones reportaron algunos “progresos” a través de un comunicado en el que confirmó que este jueves seguirán las reuniones por cuarta jornada consecutiva.

El secretario de Finanzas argentino negó por otro lado que el preacuerdo alcanzado con los bonistas italianos por 900 millones de dólares vaya a considerarse de ningún modo “un antecedente” ni una base para el resto.

Esta última ronda de conversaciones comenzó este lunes y se trata de la segunda en la que se reúnen las partes desde que asumió la Presidencia argentina Mauricio Macri.

Pollack fue designado como mediador por el juez Thomas Griesa, que en 2014 dio la razón a fondos de inversión acreedores que poseen títulos de deuda soberana argentina que entró en cese de pagos en 2001 y que no fue reestructurada.

Según el Gobierno argentino, el total de la deuda reclamada por los fondos de inversión era inicialmente de 2.943 millones de dólares, pero al aplicarse los últimos fallos del juez Griesa ha pasado a ser de 9.882 millones de dólares.

Después de cuatro horas de reuniones celebradas el lunes, el encuentro se cerró sin acuerdos, y sin que se confirmara cuándo y cómo se reanudaría el diálogo. (1)EFE