“Argentina tiene una posición envidiable en el mundo”, dice subsecretario ONU

YouTube

 

Buenos Aires, 2 feb (EFE).- El subsecretario general de las Naciones Unidas, el español Magdy Martínez Solimán, consideró que Argentina tiene una posición en el mundo “bastante envidiable” y elogió la labor que ha realizado en la elección de temas en los que se centrará el G20 en 2018, cuya presidencia ejerce el país austral.

Argentina tiene “una posición en el mundo bastante envidiable que para sí quisieran muchos, incluso dentro del G20. Tiene menos desequilibrios, es socialmente más homogénea, y una serie de ventajas de cara a ser receptora de inversión”, remarcó Martínez Solimán en un encuentro con varios medios de comunicación en Buenos Aires.

Para el también administrador auxiliar de la Oficina para el Apoyo de Políticas y Programas del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, aunque la argentina es una sociedad económicamente “no desequilibrada”, necesita “ajustar sus parámetros de equidad e igualdad social y protección social” para “acercar y mejorar un poco más la condición de vida de la gente que lo tiene más difícil todavía hoy en el país”.

De cara a los temas sobre los que rondará la Presidencia argentina del G20 este año, que tendrá su momento clave en la cumbre de Jefes de Estado del próximo noviembre, el país austral, para Martínez Solimán, ha hecho una “labor excelente de selección” de temas.

Argentina propuso una agenda enfocada en el futuro del trabajo, la infraestructura para el desarrollo y la alimentación sostenible.

“Una de las claves de las presidencias es la de no querer ser presidencia ‘tuttifruti’. Aquí se está conduciendo a todo el mundo a hablar de un par de temas que le interesan a todo el mundo y a Argentina. Entonces es interesante el tener ese debate aquí y ahora”, argumentó el subsecretario.

Martínez Solimán auguró que Argentina pueda lanzar “una nueva idea” para invertir en infraestructura física para el desarrollo.

“No es una idea que los presidentes más conservadores rechacen y los progresistas abracen, o al revés. En principio es una idea que le parece bien a todo el mundo. ¿Quién no quiere tener mejor ferrocarril y mejores hospitales?”, sentenció.

Por otro lado, el español defendió la capacidad que tienen para propiciar el debate y la puesta en común de los temas foros como el G20 y sus grupos de afinidad, en especial el Think 20 (T20) -integrado por expertos analistas de todo el mundo- y el Civil 20 (C20), con miembros de la sociedad civil.

Convencido de que el mundo se ha lanzado a una “aventura de globalización sin leyes” y a internet y el comercio electrónico “prácticamente sin normas” y las sociedades “están reaccionando” diciendo que hacen falta “marcar algunas reglas de juego”.

“El G20 demostró bastante capacidad de acción durante la crisis (económica y financiera global), y eso le ha generado una cierta legitimidad”, afirmó.

“Dio tanto las instrucciones como los recursos para una reacción contracíclica para evitar que nuestras economías se fueran por el lavadero y fue bastante eficaz”, concluyó. EFE