Armenia “controla plenamente la situación” en la frontera con Azerbaiyán

armenia-en-la-frontera-con-azerbaiyanBakú/Tiflis, 29 dic (EFE).- Armenia aseguró que “controla plenamente la situación” en la frontera con Azerbaiyán, donde hoy estallaron combates que han causado al menos tres bajas mortales armenias y una azerbaiyana, según las fuentes oficiales.


El portavoz de Defensa armenio, Artsún Ovannisián, dijo que uno de los muertos entre sus filas es un oficial y estimó en siete el número de bajas mortales entre las tropas azerbaiyanas.

“El cuerpo de un soldado azerbaiyano muerto está en nuestro poder”, informó.

Al contrario que en los enfrentamientos de abril pasado, los combates que siguieron hoy a la incursión azerbaiyana en el sector nororiental de la frontera común no llegaron a implicar a la artillería o a helicópteros de asalto y se limitaron a lanzagranadas y disparos de francotiradores.

Por su parte, Azerbaiyán únicamente reconoció haber perdido a un soldado y aseguró que sus tropas tendieron una emboscada a las armenias, que sufrieron “grandes pérdidas”.

Las autoridades de Bakú denunciaron que los soldados armenios atacaron hasta 39 veces sus posiciones en las últimas 24 horas, ataques que tacharon de “provocación fallida”.

Tres días de intensos combates a comienzos del pasado mes de abril, los más violentos desde el fin de la guerra que enfrentó a los dos países entre 1992 y 1994, sacaron el conflicto entre los dos países de su estado de congelación.

Más de 150 personas, en su mayoría militares de ambos bandos, murieron en aquellos combates.

El conflicto entre los dos países vecinos del Cáucaso Sur se remonta a los tiempos de la Unión Soviética, cuando el territorio azerbaiyano de Nagorno Karabaj, poblado mayoritariamente por armenios, pidió su incorporación a la vecina Armenia, tras lo cual estalló una guerra que causó unos 25.000 muertos.

Al término de la contienda, las fuerzas armenias se hicieron con el control del Karabaj y también ocuparon vastos territorios azerbaiyanos, que denominan “franja de seguridad”, lo que permitió unir el enclave a Armenia.

Azerbaiyán, un país mucho más rico que su vecino y que ha comprado en los últimos años ingentes cantidades de armamento, exige que Armenia abandone los territorios ocupados, que conforman cerca del 20 % de la superficie total del país. EFE