Arrestadas dos personas por ayudar a fugitivo acusado de matar a policía EEUU

Orlando (EE.UU.), 11 ene (EFE).- Agentes de la comisaría de Orange, en el centro de la Florida (EE.UU.), arrestaron hoy a dos personas por encubrir a un fugitivo que mató este lunes a una oficial de Policía en Orlando, caso que desató una “cacería humana” que sigue activa por toda la zona.


Lakensha Smith Loyd, de 27 años, enfrenta una felonía de primer grado por encubrir, en un caso de asesinato en primer grado, a Markeith Loyd, de 41, a quien ayudó con dinero luego de que supuestamente matara a tiros a la sargento de la Policía de Orlando Debra Clayton, el pasado lunes, de acuerdo con detalles del sumario de su arresto obtenido por Efe.

También fue arrestado Zarghee Mayan, de 33 años, y codueño del restaurante de pollos fritos donde Loyd trabajaba en Orlando.

Aunque en un principio Mayan negó tener algún contacto con el fugitivo, eventualmente confesó haber hablado con él, en diciembre pasado un día después de asesinar a su novia, Sade Dixon, de 24 años y quien estaba embaraza de su hijo.

“Llévame o te mato, acabo de hacer algo muy malo”, le habría dicho Loyd a Mayan, tras obligarlo a punta de pistola a llevarlo en su auto a un lugar que el acusado tenía encubierto aunque luego dio a conocer a los detectives durante el interrogatorio.

Mayan delató sin embargo a Lakensha Smith, confesando que le entregó 200 dólares que tomó de la caja registradora de su negocio, con la presunción de que se los entregaría a Loyd, quien hasta hoy lleva más de 30 días prófugo de la Policía, que ofreció hasta 100.000 dólares por cualquier información anónima que lleve a su captura.

Ambos acusados de encubrir al criminal fugitivo fueron trasladados hoy, por separado, a la cárcel del condado Orange luego de sus respectivas audiencias en donde el tribunal rechazó la petición de libertad bajo fianza hecha por sus abogados.

Según copia del expediente del arresto de Lakensha Smith, conseguido por Efe, la mujer, de 27 años, conocía desde un principio el paradero de su tío, y pese a haber sido interrogada en varias ocasiones por la Policía se negó a cooperar con la investigación.

“Si sabes dónde está, si conoces a alguien que lo esconda, entrégalo, porque él no está haciendo nada bueno por ti”, dijo ayer Barb Bergin, directora ejecutiva de Crimeline, una entidad que recibe llamadas anónimas para resolver crímenes y capturar a sospechosos.

“Esta comunidad no descansará hasta que lo capturemos”, sentenció Bergin.

Loyd, considerado peligroso y armado, es buscado por cientos de alguaciles y agentes de policía que de manera sigilosa y poca llamativa han inundado cada rincón de la Florida Central, extendiendo la búsqueda hacia otras ciudades de Orlando, como Clermont y Groveland, en el condado Lake, donde el hombre, que ya ha sido añadido a la lista de los más buscados del Buró Federal de Investigaciones (FBI), podría tener conexiones familiares.

“Este prófugo no es solo un peligro para los oficiales de policía, como hemos visto. Este criminal es también peligroso para la comunidad”, dijo hoy en un encuentro con la prensa el capitán Angelo Nieves, portavoz de la comisaría de Orange.

Nieves instó a la población a informar sobre cualquier detalle que pueda dar con la captura del fugitivo.

Desde el lunes cuando empezó la cacería humana por Loyd, la línea del crimen ha recibido un promedio de 500 llamadas diarias, con información sobre el paradero del hombre más buscado de Florida. EFE