Asaltan de nuevo la joyería Mario Ramos de Paseo Durango 

El sistema de “trabajo” usado esta tarde para robar joyería, es el mismo del atraco perpetrado el 7 de septiembre de 2008

No extrañaría que los ladrones que pegaron esta tarde en la joyería “Mario Ramos”, de Paseo Durango, sean los mismos que la robaron el 7 de septiembre de 2008. Usaron los mismos métodos poco aseados de aquella vez.

Entonces, la policía estatal logró su aprehensión y los sometió a juicio, pero se ignora si ya estaban en libertad, la cuestión es que las investigaciones naturales conducen al mismo grupo.

El sistema utilizado esta tarde es exactamente igual: Mazos y armas de fuego, aunque hoy como hace 9 años, nada más usaron los pesados martillos.

Las pesquisas, sin embargo, se desenvuelven en absoluto sigilo, puesto que no ha trascendido absolutamente nada de lo abanzado.

  • Policía encuentra Ford Gran Marquis en el que huyen ladrones

La policia localizó de inmediato un automóvil Ford, Gran Marquis de modelo atrasado en el que se cree huyeron los ladrones.

Las fuerzas agrupadas en las BOM localizaron un auto de color blanco en una pensión ubicada por la calle República de Ecuador de la colonia López Mateos o Francisco Zarco, frente al hotel Las Américas.

Creen los investigadores que los rateros dejaron el Gran Marquis y quizá cambiaron de vehículo que les esperaba en el mismo hotel, a unos pasos.
Todo, aclaremos a nuestros lectores, son meras suposiciones extraoficiales, dado que hasta este momento la Fiscalía no ha emitido opinión alguna del caso.

Un comando armado acaba de asaltar la joyería Mario Ramos de Paseo Durango y ha generado un caos sin precedentes en el centro comercial.
Hace unos minutos, gente portando armas largas y mazos llegó al negocio y rompieron los aparadores para apoderarse de diversas joyas.

Estamos trabajando en el caso y volvemos con más información en unos minutos.

AMPLIACIÓN

  • Se habla de dos asaltantes que es posible vayan heridos

Un segundo informe extraoficial del asalto a “Mario Ramos” indica que fueron dos hombres los autores del atraco.

Sin embargo, hasta el momento, nadie del negocio ha informado nada, por tanto se ignora el tamaño del botín.
Las policías estatal y municipal están llegando al lugar del atracó y están empezando las investigaciones.
El único dato que se tiene es que el operativo fue quirúrgico, sin dilación, en no más de tres minutos. Se dice que se escucharon balazos y que los dos heridos son los asaltantes que ya se buscan en los hospitales de la localidad.
Se supone que los lesionaron vigilantes privados o policías que llegaron oportunamente, pero esa es solo una conjetura..

ACTUALIZACIÓN

Llegan a Paseo Durango las Bases de Operación Mixta encabezadas por el Ejército Mexicano, pero no hay nadie detenido.

Las fuerzas identificadas como BOM lideradas por soldados de la X Zona Militar se hacen de las primeras investigaciones al llegar al asediado Paseo Durango.
Tenemos que recordar que la misma joyería fue atacada en similares condiciones hace años, de modo que los autores quizá ya conocen la dureza de los cristales.
La cosa es que llegaron con martillos y mazos en mano y de inmediato empezaron a “trabajar”.

En el supuesto, vigilantes particulares trataron de impedir el atraco pero fueron rechazados a balazos, lo que obligó a los hombres de seguridad a usar sus armas y, en el supuesto consiguieron herir a los ladrones, pero no pudieron impedir que se llevarán las joyas “encriptadas” en los aparadores.

AMPLIACIÓN

  • Niegan testigos del asalto a la joyería que hubiese disparos

Testigos presenciales del asalto está tarde a la joyería “Mario Ramos” sostienen que no hubo disparos, por tanto no es cierto que van heridos los ladrones.
Gente que pasaba por frente a la joyería asegura que nunca hubo disparos, que en realidad fueron los mazazos los que llamaron la atención de la gente que por decenas caminaba por los pasillos de Paseo Durango.

No obstante, la Fiscalía General en el Estado sostiene que está siguiendo varias pistas en busca de los atracadores, aún cuando reconoce no haber detenido a nadie.