Asamblea de Ecuador cesa a legisladora por visita a testigo en caso de Correa

Agencia EFE

Quito, 13 nov (EFE).- La Asamblea de Ecuador destituyó hoy como legisladora a Sofía Espín como sanción por la visita que realizó, en una prisión, a una testigo del caso de secuestro del político opositor Fernando Balda, en el que ha sido llamado a juicio el expresidente Rafael Correa.

Con 94 votos a favor, 31 en contra y siete abstenciones, el pleno de la Asamblea aprobó una moción de un político opositor para que Espín deje de ser integrante del Poder Legislativo.

La votación tuvo lugar después de varias sesiones de estudio y de que una comisión parlamentaria recomendara su cese por la visita que hizo a Diana Falcón el pasado 24 de septiembre y en la que, supuestamente, la instó a cambiar de testimonio para no incriminar al expresidente ecuatoriano.

El caso Balda, que entrará próximamente en la fase de juicio, está relacionado con el secuestro de ese político conservador en Colombia en el año 2012, un episodio que, según la Fiscalía, fue ejecutado por la Inteligencia ecuatoriana con órdenes desde la Presidencia.

La votación ha estado rodeada de polémica a raíz de un cambio de última hora por el cual se varió la mayoría cualificada para aprobar la destitución de la legisladora correísta.

La semana pasada, el mismo pleno aprobó un mecanismo para que se requirieran una mayoría especial de 91 parlamentarios, y hoy, tras la reanudación de la sesión, se cambió a una mayoría absoluta a instancias de un asambleísta del partido centroderechista CREO.

Espín, antes de conocer su suerte, declaró que el principal problema del procedimiento iniciado en su contra en el Legislativo ecuatoriano fue que no se asumió “con la suficiente juridicidad, puesto que se ha realizado un procedimiento sin la debida imparcialidad ni la posibilidad de un ejercicio a mi defensa”.

“Esta comisión de investigación que me juzgó lo hizo de manera injusta y arbitraria”, recalcó para luego decir que se vulneró su derecho a la defensa “real y efectiva” ya que consideró que no hizo nada “ilegal” o que no estuviera “contemplado en la Constitución”.

“Ha sido suficiente el escarnio público, ha sido suficiente el ataque”, concluyó la asambleísta, que alegó en una reciente entrevista con Efe que tan solo fue a verificar la situación humanitaria de la testigo, que se ha declarado culpable en el caso.

Espín, exmiembro del oficialista Alianza País (AP), ha sido acusada de violar el artículo 163 de la Ley Orgánica de la Función Legislativa (LOFL), que dispone que los asambleístas no podrán desempeñar ninguna otra función ni dedicarse a sus actividades profesionales si fueran incompatibles con su cargo.

“La asambleísta es acusada de incompatibilidad de funciones al visitar en un centro de rehabilitación social de Quito a Diana F.(Falcón), que es una testigo protegida”, indicó un comunicado de la Asamblea. EFE