Aumentan quejas en Condusef

  • Mayoría por cargos no reconocidos en tarjetas de crédito 

Por: Denice Ramírez

Mario Alvídrez, encargado de Consusef, manifestó que en lo que va del año han sido atendidas unas 24 mil 500 personas, 2 mil más que en 2017, la mayoría de las quejas que presentan es  por cargos no reconocidos en las tarjetas de crédito, o porque quieren salir del Buró de Crédito ya que se encuentran de manera negativa.

Dijo que es un número grande de usuarios como en ningún otro año, en el caso de los cargos a tarjetas cuando se detecta ese fraude al usuario, o una falla en el banco, se implementa el procedimiento de conciliación.

Son 2 mil usuarios atendidos por mes, de los cuales 500 se van a proceso conciliatorio, en Durango el 70 por ciento de las asesorías dijo que concluyen a favor de los ciudadanos, lo que ha posicionado a la delegación en los primeros lugares.

El regular la situación ante el Buró de Crédito es el otro servicio que también más se busca por la población. En el caso de los que llegan a hacer acuerdos con las llamadas “quitas” para saldar sus saldos negativos, explicó que cuando se hace un convenio con descuento en el saldo deudor, el saldo se actualiza porque se registra ese convenio, pero la cantidad sigue apareciendo como que no se recuperó.

Los convenios son registrados pero no desaparecen hasta 72 meses después, o 6 años a partir del convenio. Las personas aceptan las “quitas” porque piensan que va a desaparecer de ese registro negativo, pero solo hay 2 maneras de salir del Buró, pagando el total de la deuda, o dejando pasar los 6 años.

De acuerdo a la ley que regula a las entidades crediticias, se establece que ese registro debe permanecer el tiempo ya fijado, lo que afecta al usuario al no poder obtener otro crédito o se califica como no sujeto de crédito.

Aunque se reconoce que las “quitas” aminoran el problema económico por el momento, para salir de ese historial negativo se puede pagar la deuda completa, y así el estatus cambia a la clave 01, cuenta al corriente, crédito cerrado y sin adeudo.

Diariamente por este tema se atienden a 80 personas, mismos que luego de pagar la “quita” se sienten engañados, porque se les había asegurado que su registro negativo iba a desaparecer.