Aumentó 36% la tortilla en enero

  • En algunos comercios pasó de 11.50 a 15.50 pesos el kilo

Por: Andrei Maldonado

Antonio de la Torre Carlos, presidente de la Asociación de Industriales de la Masa y la Tortilla de Durango, reconoció que durante enero en algunos comercios de la ciudad el precio del kilo de tortilla sufrió un incremento de hasta el 36 por ciento, al haber pasado de 11.25 a 15.25 pesos.

Señaló que los incrementos comenzaron a sentirse a partir del 8 de enero, cuando el valor del kilo de tortilla subió hasta 12.25 pesos y a partir del 18 se comercializó a 12.50, manteniendo actualmente una tendencia al alza pues a pesar que el promedio ronda los 13.55 pesos, existen sitios de la ciudad en donde el kilogramo de tortilla de maíz se vende a 15.25 pesos.

El líder empresarial indicó que la variación de los precios se ha dado a consecuencia de la competencia desleal que llega a vender su tortilla entre ocho y 10 pesos por kilo los días en que se ha dado el repunte de precios, por lo que ya han sostenido reuniones con el gobernador del estado José Rosas Aispuro Torres para que se pueda establecer un precio base que sea justo para todos.

Manifestó que ese diferencial termina beneficiando a los intermediarios, por lo que el margen de ganancia industrial y comercial de hasta dos pesos acaba en el bolsillo del sector informal, por lo que ordenando las reglas de comercialización se podría hablar de una disminución del precio final al consumidor para no solo lograr mantener el precio de la tortilla, sino incluso disminuirlo.

Descartó la posibilidad que en Durango los precios alcancen topes históricos como los registrados en otras partes del país como fue en Sonora, donde en este mes el kilo se vendió en 19 y hasta en 21 pesos; “sabemos que habrá otro gasolinazo en febrero, pero confiamos en poder mantener los precios, aunque el 70 por ciento del maíz que usamos sea importado”, aseveró.

De la Torre Carlos enfatizó que incluso se pueden tomar medidas entre industriales de la masa y el gobierno estatal para conseguir generar programas bajo los cuales las personas de más bajos recursos puedan adquirir el producto en cinco o seis pesos como máximo, en el entendido que es este sector el que más consume tortillas, las cuales representan la base de su alimentación diaria.

Expresó que dichas reuniones se han extendido a industriales de la tortilla de Coahuila para que se puedan aportar entre dos y tres pesos de parte de los empresarios y el resto por parte de la autoridad para que 24 mil familias en Durango que viven en pobreza, así como 15 mil en Gómez Palacio, Torreón y Lerdo, quienes consumen hasta cuatro kilos de tortilla diaria, puedan adquirirla más barata.