Aumentó 40% costo de producción maderera

madera-en-durangoA consecuencia del incremento en las gasolinas los costos de producción de la madera en el estado se incrementaron en un 40 por ciento, principalmente en lo relacionado a la transportación y distribución de los productos, indicó Raúl Barraza Armstrong, presidente de la Asociación Estatal de Silvicultores.

El entrevistado destacó que el impacto económico provocado por los elevados precios del combustible encareció los costos de inversión para todos los industriales madereros en el último año, primordialmente en el tema de los fletes, pues se eroga una importante cantidad de recurso a fin de poder transportar y distribuir los maderos hacia otras entidades de la república.

Enfatizó que la producción anual en Durango se mantiene en aproximadamente 1 millón 800 metros cúbicos de rollos, ya que los ejidos presentan una generación desde 800 hasta 30 mil metros cúbicos, lo que mantiene a Durango como el estado de mayor generación de recursos forestales, de ahí la necesidad de generar políticas que protejan la industria forestal.

El líder de los silvicultores duranguenses manifestó que los dueños de aserraderos se han agrupado para ingresar a los esquemas de apoyo a la producción forestal que diversas entidades gubernamentales, como la Comisión Nacional Forestal (Conafor) y la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), implementan a lo largo del año y los provee de incentivos.

Comentó que los miembros de la asociación habrán de solicitar a la Secretaría de Economía suspender las importaciones de madera para evitar que los productores nacionales se vean afectados con los bajos precios; “es triste que la importación de madera de otros países, principalmente de Chile, sea mayor a la producción nacional, lo que ha afectado el precio de la madera local”, dijo.

Barraza Armstrong puntualizó que es algo similar a lo que sucede con el frijol, ya que la llegada de leguminosa de otros países provoca que baje el precio del grano nacional, por lo que se buscarán esquemas similares para la suspensión de los cupos de importación mientras se da la cosecha nacional, para que en ese lapso de tiempo se pueda vender a buen precio la madera local.

Aunque no detalló los montos ya que aseguró que depende de la calidad de la madera, con la llegada de producto importado todos los precios disminuyen, independientemente si es calidad uno o calidad cuatro; “los ejidatarios dueños del bosque exigen un mayor pago por la extracción, por lo que estos costos se le suman a los ya abultados gastos de producción”, finalizó.