Australia evalúa daños causados por incendios el sábado, con otro muerto

Sídney (Australia), 5 ene (EFE).- Australia evalúa hoy los daños causados por los incendios que ardieron el sábado en el sur del país, durante una jornada considerada como catastrófica en la que murió otra persona, para elevar el total de fallecidos a 22, y cuando se calcula que cientos de viviendas más quedaron calcinadas.

Los estados de Nueva Gales del Sur, Victoria y Australia del Sur se enfrentan a más de 200 focos alentados ayer por fuertes vientos y temperaturas por encima de los 40 grados, con una máxima de 48,9 en la periferia de Sídney.

La jefa del gobierno de Nueva Gales del Sur, Gladys Berijiklian, confirmó la muerte de una persona a causa de un “paro cardíaco” cuando ayudaba a un amigo a contener el fuego cerca de la localidad de Batlow, a unos 460 kilómetros al sureste de Sídney.

Estel fallecimiento eleva a al menos 22 el saldo de víctimas mortales por los incendios registrados an Australia desde septiembre, 13 de ellos desde la última semana de 2019.

“Nuestro foco de atención inmediato hoy no es solamente contener y controlar (los fuegos) y proteger las vidas, también se centrará en la recuperación. Sabemos que hay muchas personas desplazadas y sin casa”, dijo Berijiklian en rueda de prensa.

Hasta el viernes, esta semana se habían quemado unas 500 viviendas en el sureste del país, la mayoría en Nueva Gales del Sur, lo que elevó a más de 1.500 las casas destruidas por los fuegos desde septiembre, con un coste que supera los 430 millones de dólares australianos (299 millones de dólares estadounidenses o 268 millones de euros).

“Se puede esperar que los daños a la propiedad se cuenten por centenares”, añadió el comisionado del Servicio Rural de Bomberos de este estado, Shane Fitzsimmons, que destacó la bajada de las temperaturas por debajo de los 30 grados.

Fitzimmons también expresó su “decepción y frustración” por haberse enterado por la prensa “en medio de uno de nuestros peores días” de la decisión del primer ministro de Austrañoa, Scott Morrison, de movilizar a unos 3.000 reservistas y destinar 20 millones de dólares australianos (13,8 millones dólares estadounidenses) para alquilar hidroaviones.

Morrison, muy cuestionado por su falta de acción ante los incendios y quien ha sido increpado por vecinos en las zonas afectadas, fue de nuevo criticado tras divulgar este sábado un vídeo publicitario sobre el despliegue militar en plena crisis. EFE