Australia investiga los préstamos indebidos por parte de los bancos

Sídney (Australia), 13 mar (EFE).- La comisión oficial que investiga las malas prácticas de los bancos en Australia inició hoy unas audiencias públicas sobre los préstamos indebidos a los clientes para la adquisición de viviendas, vehículos o tarjetas de crédito.

Los principales bancos australianos, el Banco Nacional Australia (NAB), el Banco Commonwealth, el Westpac y el ANZ , junto a otras entidades del sector son objeto de esta investigación a cargo de la Comisión Real sobre la Conducta Indebida de la Industria Bancaria, de los Fondos de Jubilación y Servicios Financieros.

Ante la Comisión se presentarán, en las próximas dos semanas, pruebas de que los consumidores no siempre han sido tratados honestamente y con justicia cuando recibieron los préstamos a través de malas prácticas como la supuesta manipulación de los tipos de interés.

La consejera asistente en esta investigación, Rowena Orr, dijo que los préstamos hipotecarios residenciales representan alrededor de dos tercios del total de los préstamos otorgados por bancos australianos.

Actualmente hay más de 1.700 millones de dólares australianos (1.337 millones de dólares o 1.084 millones de euros) en hipotecas pendientes, según dijo Orr.

La Comisión intentará determinar en las audiencias en la ciudad de Melbourne las razones que hay detrás de los préstamos injustos, aunque se teme que cientos de presuntas víctimas no comparezcan por temor a represalias legales por parte de las instituciones bancarias y financieras.

Los casos de los préstamos indebidos ya han sido abordados por los bancos y la Comisión Australiana de Valores e Inversiones, lo que ha resultado en muchos casos en multas contra los bancos y reembolsos a los clientes.

La presidenta de la Asociación de Apoyo a los Consumidores de Bancos y Servicios Financieros, Denise Bailey, dijo a SBS News que hay “cientos” de testigos potenciales que hubieran querido comparecer en las audiencias públicas.

Pero estas presuntas víctimas no lo harán porque temen represalias legales, especialmente aquellos que han pasado años de estrés financiero antes de lograr un acuerdo con las entidades bancarias y financieras por sus reclamos, comentó Bailey a SBS News.

El Gobierno australiano anunció en noviembre pasado la conformación de la Comisión tras meses de presiones por parte del Partido Laborista y el Verde, ambos en la oposición, para que se investigue al sector financiero.

A ellos se unieron algunas voces de la coalición gobernante del primer ministro, Malcolm Turnbull, quien se oponía a la iniciativa. EFE