Autoridad de gran universidad de Nicaragua exige a estudiantes ceder edificio

100% NOTICIAS

Managua, 9 may (EFE).- Una autoridad de la estatal Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN-Managua), la más grande del país, exigió hoy a un grupo de estudiantes que devuelvan el control de la misma a la administración, que mantienen tomada desde el lunes pasado, como parte de las protestas contra el Gobierno local.

“Exigimos la entrega inmediata de las instalaciones de nuestro recinto, para alcanzar un clima de normalidad y poder ejercer nuestras labores, y evitar así mayores pérdidas y daños a nuestra institución”, informó el secretario general de la UNAN-Managua, Luis Lobato, en un comunicado.

Los estudiantes se tomaron la sede universitaria en protesta porque los miembros de la Unión Nacional de Estudiantes de Nicaragua (UNEN) defienden los intereses del Gobierno de Daniel Ortega y no los del estudiantado, en medio de la crisis que ha dejado al menos 47 muertos, la mayoría universitarios, según los nuevos líderes juveniles que se tomaron la UNAN.

Los estudiantes exigen la desintegración de UNEN para poder continuar con las clases, ya que temen represalias de sus dirigentes en contra de quienes participaron en las manifestaciones masivas contra Ortega desde el 17 de abril.

La administración de la UNAN mantiene suspendidas las clases en todas sus sedes hasta tanto la situación no vuelva a la normalidad.

Los dirigentes de la UNEN gozan de poco prestigio en Nicaragua, debido a que en su mayoría son personas que pasan una década dentro de las universidades, sin asistir a las aulas de clases.

Los estudiantes también señalan de “corruptos” a los dirigentes de la UNEN, a quienes tildan de no entregar cuentas de los fondos que reciben del Estado.

Hasta ahora las universidades eran consideradas uno de los principales bastiones del oficialista Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN).

Nicaragua cumple hoy 22 días de crisis a causa de multitudinarias manifestaciones lideradas por los universitarios, que comenzaron con protestas en rechazo a unas reformas a la seguridad social y que continuaron a pesar de que Ortega revocó esos cambios, debido a la indignación por la represión.

Desde que comenzaron las protestas los enfrentamientos violentos han causado al menos 47 muertos, la mayoría entre el 18 y el 22 de abril pasado, según el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), mientras que otras organizaciones humanitarias elevaron a 63 el número de los fallecidos.

Nicaragua está pendiente del comienzo del diálogo que protagonizarán el Gobierno y el sector privado, con la Conferencia Episcopal (CEN) como mediadora, aunque todavía no se ha establecido una fecha para su celebración. EFE